Diez trucos para triunfar en una entrevista

Aunque lo que importa es tu currículum, tu aspecto también cuenta a la hora de ponerte frente a un seleccionador.

Nuria Hernández 9 de septiembre de 2009

Diez trucos para triunfar en una entrevista
Septiembre es para muchos un sinónimo de fin de las vacaciones y vuelta a la rutina del trabajo. Muchas veces un duro regreso a la realidad que, pese a sus habituales connotaciones negativas, muchas personas estarán anhelando este año dado el gran número de parados como consecuencia de la crisis económica.

Así, con el inicio del curso, momento en el que muchas empresas buscan perfiles para sus vacantes, al reto de encontrar trabajo de los desempleados se suman las personas que buscan nuevas metas y horizontes laborales, así como un cambio en su carrera profesional. Todo ello se traduce en que la competencia para conseguir un nuevo trabajo es más feroz que nunca.
 
Como paso previo, Vipventa.com te recomienda que realices un examen exhaustivo de la actividad de la empresa que ofrece el puesto al que deseas optar: sus clientes, organización, cultura corporativa, etc., una búsqueda que puedes hacer a través de su propia web. Así, conociendo las características del puesto al que optas, así como el carácter de la empresa, sabrás si el estilo que impera es más o menos formal y podrás elegir una indumentaria acorde con sus valores. A partir de ahí, tienes que tener en cuenta lo siguiente:  

Vestimenta discreta
Independientemente del tipo de empresa, las prendas llamativas o extravagantes no son recomendables para causar una buena primera impresión. Lo más seguro es apostar por una imagen clásica, aportándote las ventajas de saber que no desentonas y a la vez te resultará más fácil elegir y combinar.  

Colores neutros

Lo más acertado es moverte en una gama de tonos neutros, como el negro, el gris, el blanco o el azul marino. Respecto a las combinaciones, un atuendo con uno o dos colores como café-beige o negro-blanco siempre darán el toque de elegancia que buscas. Es preferible no llevar prendas con los colores de moda o estampados demasiados cargados. 

EMPRESA 'CLÁSICA'

Si el carácter de la empresa es más formal, lo más aconsejable en el caso de las mujeres es acudir con un vestido sin escote pronunciado o un traje de chaqueta. Si te preocupa aparentar más edad, unos trucos sencillos te facilitarán igualmente la elección del model en el caso de las chaquetas, elije aquellas con un solo botón, pues - al contrario que con tres botones- lucen más, marcando la silueta y alargando el busto. Hay que tener especial cuidado con la altura de las mangas, si son demasiado cortas juega con el puño de la blusa doblándolo por encima. Por otro lado, un escote abierto, además de hacer que te sientas menos encerrada en el traje, proyecta seguridad.

Si optas por una falda, lo mejor es el corte recto, ya que estiliza la figura, a la altura de las rodillas. Por su parte, para los hombres que aspiren a un puesto de trabajo gerencial lo recomendable es optar también por un traje clásico, siendo los colores fríos como el azul, el gris o el negro las apuestas más seguras. Puedes combinarlo con una camisa de manga larga azul o blanca y sin olvidar la corbata, teniendo en cuenta que vaya acorde con el resto de las tonalidades. Así, un estampado discreto o unicolor completará la imagen de seriedad y elegancia.

EMPRESA MÁS INFORMAL

En este caso, y siempre teniendo en cuenta la pauta de evitar prendas llamativas, las mujeres pueden optar por un jean azul oscuro o negro, preferiblemente sin decorado. Para combinarlo, una blusa de manga corta o un suéter con una chaqueta blazer de talle ceñido y corto le dará el toque sofisticado que buscas para un estilo más informal.

Respecto a los hombres, la elección es similar, vaquero azul o pantalón de tela de color claro (beige o marrón preferiblemente), conjuntado con una camisa de manga corta, un polo o suéter de cuello en V y siempre procurando el uso de colores fríos, pues denotan carácter e independencia.  

Comodidad en las prendas y tejidos

Es muy probable que la entrevista se alargue más de lo que piensas, por lo que tienes que tener en cuenta que la ropa que uses sea cómoda y te permita facilidad de movimientos. En cuanto a los tejidos, es importante que no se arruguen, ya que seguramente permanezcas largo tiempo en una misma posición y sobre todo fíjate en que sean telas transpirables.  

Familiarízate con las prendas

Es importante que acudas a la cita con total control y seguridad, para que nada te distraiga durante la entrevista, y eso incluye que conozcas perfectamente la ropa que llevas puesta. Por ello, elige aquella blusa, pantalón o zapatos que sabes no te causarán ningún imprevisto. Si quieres renovar tu vestuario y comprar el modelo perfecto, planea ir de shopping, eso sí, con unos días de antelación para que puedas habituarte y moldear las prendas a tu figura. De este modo evitarás gestos como estirar las mangas de la chaqueta o recolocar la falda que pueden ser muy traicioneros.  

Zapatos cómodos

Un error muy común es no prestar la suficiente atención a los zapatos, pensando que nadie reparará en ellos. La verdad es que cumplen la misma función que el resto del atuendo, completando el look que quieres tener durante la entrevista. Lo más conveniente para las mujeres es usar un zapato cómodo, preferiblemente cerrado y sin demasiado tacón, de alrededor de tres centímetros. En lo que se refiere a los colores, es mejor quedarse con los tradicionales como el negro, el castaño oscuro o el canela. Otros tonos serán difíciles de combinar, por lo tanto, es mejor evitarlos, y la misma premisa vale para los zapatos muy adornados o con motivos metálicos o brillantes.

Los hombres han de tener en cuenta el color del traje para elegir el tono del calzado. Así, para un traje negro, azul o gris, lo adecuado es un zapato negro, mientras que para un traje de color tierra o beige la combinación perfecta es un zapato marrón.  

Cautela en los complementos

En el transcurso de la entrevista el centro de atención tiene que estar dirigido hacia la propia conversación, por lo que tienes que evitar cualquier distracción del entrevistador. Por ello, a la hora de completar tus prendas con los accesorios evita que éstos sean demasiado llamativos y en exceso, como collares muy pesados y grandes, pendientes largos y brillantes o relojes excesivos tanto en el material como en el tamaño. La expresión "menos es más" cobra aquí todo su sentido.

Un último consejo es que tengas especial cuidado en no dejar encima de la mesa del responsable de la entrevista ningún objeto, como pudieran ser bolsos o pañuelos, ya que da la sensación de invadir el espacio.  

Apuesta por el minimalismo

Tu maquillaje, al igual que la ropa, ha de ser discreto. Se trata de verte arreglada, pero no "sobre-maquillada", por lo que elije una base de tonos neutros y naturales con tu piel. Los ojos serán tu foco de atención por el contacto visual durante la entrevista, así que riza tus pestañas y aplica un rímel negro, delinea los ojos con lápiz mate en gris oscuro o café y, si usas sombras, aplica una en tono suaveevitando el tornasol o metalizado. Un ligero color en las mejillas con un labial neutro y sin brillo logra una imagen muy sutil y profesional. Respecto a tu peinado, debe ser natural y sin extravagancias; evita sobretodo probar un estilo nuevo, peinándote como lo haces normalmente de forma que te sientas tu misma.

Para los hombres, el mejor consejo en este apartado es acudir perfectamente aseado y afeitado, y en el caso de que seas un asiduo de la barba o el bigote, éstos deben tener un aspecto impecable, evitando que parezcan descuidados.  

Perfume suave y fresco

Utiliza una fragancia fresca y no demasiado intensa, teniendo siempre cuidado en la cantidad que te pongas, pues es probable que la entrevista transcurra en una estancia pequeña y puede ser molesto que una persona inunde la sala con un perfume excesivo.