David Cantero: "Trabajar con Sara Carbonero me convierte en el segundo hombre más envidiado"

Lleva un par de meses como presentador de los informativos de las 15 horas en Telecinco y nos cuenta cómo se siente teniendo al lado a Sara Carbonero y a Marta Fernández.

Nuria Hernández / Qué.es 9 de noviembre de 2010

Es uno de los periodistas con mayor credibilidad del país y David Cantero es un tipo sencillo, accesible y con un sentido del humor que se agradece en estos tiempos. Desde hace un par de meses presenta Informativos Telecinco (a las 15 horas) junto a Marta Fernández y Sara Carbonero.

¿Cómo ha sido el recibimiento en Telecinco?

Ha sido impecable. Muy bien, Uno siempre llega a un sitio nuevo expectante ante lo que se va encontrar, pero bien. Tampoco te van a recibir a patadas (risas). Desde la señora de la limpieza hasta el último ayudante de realización, todo el mundo tiene muy buen rollo conmigo y parece que se alegran de que venga y parece que esto va a aportar entusiasmo

Te puedes encontrar hasta a Belén Esteban por los pasillos...

Sí, qué divertido. Trabajar en un sitio donde hay informativos a otro donde hay más programas, es curioso y muy alegre. Es muy vivo. Vengo de Torrespaña, que es muy sobrio, sólo es informativos. En Telecinco está todo mezclado y hay tanta vida... Me digo "pero qué divertido es esto, ¿no?" Te cruzas a los pasillos con gente... ¡Pero qué mogollón!

Me imagino que habrás más motivaciones que las económicas para el cambio que has hecho.

Muchas cosas. Cuando te hacen una oferta, evidentemente, forma parte lo económico. Algo te van a mejorar. Pero no es sólo eso y es así. En TVE pasar a las 3 de la tarde, que era un horario muy deseado, porque tengo tres hijos, dos de ellos pequeños, y es el horario ideal para conciliar tu vida familiar. Todo es muy divertido y entusiasmante. También acojona, con perdón de la palabra. Cuando saltó la noticia, tuve que presentar el Telediario y no daba pie con bola. Fue el peor que he hecho en mi vida porque tenía mil cosas en la cabeza y no me encontraba bien. Pero era eso, de pronto me cayó todo el peso de la decisión encima. En ese momento, te preguntas qué he hecho y si estoy haciendo lo correcto. Pero yo soy nada de dudas y para adelante. Estoy muy contento porque es empezar algo nuevo. Con miedos y entusiasmos.

Pasas de la pública a la privada, ¿notarás mucho el cambio, no?

Soy un profesional de la televisión pública desde que empecé, aunque he colaborado con productoras. Mi única experiencia como presentador de informativos ha sido en la pública. Desde afuera, evidentemente, un telediario no es un informativo de Telecinco, Cuatro, Antena 3 o La Sexta. Por tiempo, espacio, medios, corresponsales, infraestructuras, por todo... En un informativo público, caben cosas que no caben en los de las privadas, que son más cortos y con un consumo más rápido. Pero vengo aquí a aportar mi experiencia, mi manera de hacer las cosas. También me tendré que adaptar, que no vengo a cambiar nada.

Algunos tildan al informativo de Telecinco de sensacionalista...

Aquí hay un sambenito estúpido del sensacionalismo. La forma de hacer información es distinta y me voy a tener que adaptar. Lo importante para mí es que la información de verdad, a parte del colorín o cultura, es el rigor, seriedad, el contarlo con independencia. Si hay algo que no me cabe de la menor duda porque conozco a Pedro Piqueras desde hace años, es que aquí la independencia está garantizada y para mí es muy importante. 

¿Qué te parecen tus dos nuevas compañeras de plató?

Esa es la pregunta. Todo el mundo me dice ¡Sara Carbonero! Hasta mi hijo, que ya no es tan adolescente, me dice: "Con Sara Carbonero y Marta Fernández... Las dos mujeres de mis sueños! (risas). Con Marta coincidí en Berlín cuando cayó el muro. A Sara no la conozco mucho pero es una chica encantadora, una periodista deportiva absolutamente prometedora, que tiene un componente de belleza, es llamativa, el beso, Iker...Pero cuando tú te sientas en un plató de Informativos todo eso queda fuera y Sara está demostrando seriedad. Creo que voy a conseguir una buena química con Marta y Sara. Siempre echaré de menos a María (Casado), no lo puedo evitar (risas), es mi novia (risas).

¿Sara Carbonero te ha parecido más guapa cuando la has conocido?

Sí, gana en persona. Es bellísima y encima encantadora. Acabo de conocerla y la primera impresión es magnífica. Yo creo que los presentadores ganamos bastante en persona, en el sentido en el que somos más humanos. Cuando me dicen no eres para tanto, me alegra porque de eso se trata. El valor de los presentadores no debe ser sólo la belleza. Si eres guapete o guapita y encima eres un buen periodista, pues mejor que mejor. 

¿Ahora que estás en la privada, ¿temes a la audiencia?

No quiero temerla. No quiero vivir condicionado, aunque voy a luchar por ella. Pero es un poquito por honra. Hay que intentar quitar un punto de share... ¿De qué manera? Procuro hacer las cosas con mayor honestidad, humildad y rigor, voy a intentar seguir haciendo las cosas así, pero luchando. Yo soy judoka y el judo puede parecer feroz, pero es maravilloso, Hay un gran compañerismo y es muy duro, pero hay que luchar. A mí me gusta marcar un 'ipón' y tirar al contrincante al suelo. Pues aquí vengo a marcar 'ipones'. Decía Ana Blanco, que somos muy amigos, vamos a pelear ahora. Y yo le digo que con mucha caballerosidad, le voy a intentar arañar algo (risas). Procuro hacer las cosas con prudencia y poquito a poco. 

Con los fines de semana libres, podrás seguir con tu faceta literaria.

En cuanto me dejen mis hijos (risas). Yo soy escritor a pesar de todo. Realmente, estoy con una novela que debo entregar en noviembre y voy de culo. Mis editores en ese sentido están diciendo "este no entrega la novela ni de coña". Yo siempre he sacado tiempo para mis pasiones creativo. Las necesito, no puedo vivir sin ellas, me encantan. 

Además, también pintas cuadros.

Sí. Hace poco participé en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid. No me gusta exponer, pero sí pintar. Estoy escribiendo cuentos, novelas... No sé si tengo esa suerte o estoy como una cabra. Es como que soy bipolar (risas). Tengo un lado bohemio y creativo y otro lado riguroso y serio y disciplinado, como periodista.

¿Qué tal llevas que se pueda hablar de tu vida privada?

No lo sé. Creo que van a seguir respetándome. Soy una persona de pocos saraos. Salgo poco. ¿Qué estoy al lado de Sara? Sara es mi compañera, como lo ha sido María Casado o María Escario y nada más. Pero yo creo que no tengo mucho interés para ellos. También creo que en Tele5, por lo que voy viendo, al igual que en TVE, hay una separación de informativos y el resto de programas. Además, cuando la gente del corazón se ha acercado a mí, también les he tratado desde el respeto y no pasa nada.

Cuándo te ves, ¿Te choca?

Claro. A mí mientras se me trate con respeto, me da igual. Yo soy una persona respetuosa y educada. Si me tratan así... En cuanto a escándalos... "David Cantero no cambió el pañal a su hijo y se le ha meado entero" (risas). Tampoco creo que haya motivo. Además, Sara tiene un novio contra el que no puedo competir. Yo siempre digo que voy a ser el segundo hombre más envidiado de España, en ese sentido, por detrás de Iker. Soy una persona muy normalita, hogareña, casero, padrazo y de poco sarao. Debo de ser poco interesante.

tusanuncios.com

Consulta los mejores anuncios clasificados y publica el tuyo gratis en sólo 3 pasos. Elige tu tema: