'El escándalo Lydia Bosch': 20.000 euros, exclusivas y menores

La reclusión de la actriz en la finca de un editor de revistas del corazón y la sucesión de comunicados entre los implicados deja al descubierto un matrimonio roto y los motivos de la denuncia por acoso sexual.

4 de mayo de 2009

'El escándalo Lydia Bosch': 20.000 euros, exclusivas y menores
lydia
Las informaciones respecto a la situación de Lydia Bosch, su anunciado divorcio y la denuncia interpuesta contra su marido por abusos sexuales contra una de sus hijas se han enraizado con el transcurso del fin de semana.

Según cuenta la periodista Beatriz Cortázar en ABC.es, la actriz ha permanecido recluida el fin de semana en casa de un conocido editor de prensa. Lydia no prepara ninguna exclusiva, como se ha encargado de desmentir su representante. Era un fin de semana cerrado desde hace tiempo y que no se ha visto alterado pese a tan oscuras circunstancias.

Esas 'oscuras circunstancias' aluden a la doble revelación que la pasada semana sacudió a la prensa del corazón. El matrimonio Martin Bosch se separaba y lo hacía con una acusación de abusos sexuales contra una menor de por medio.

Micky Molina, ex pareja sentimental de Lydia Bosch, se encargaba de difundir a través de un comunicado que se trataba de su hija Andrea, de 17 años, la implicada en esta acusación de abusos sexuales.

Horas después, y tras la puesta en libertad de Alberto Martín (sin fianza y tras hacer noche en el calabozo), un comunicado suyo desvelaba en qué consistían las acusaciones que le imputaba su pareja sentimental.

Al parecer, y siempre según testimonio de la menor, Alberto Martín habría besado en repetidas ocasiones en la boca a la pequeña, en los trayectos desde el domicilio familiar hasta el colegio. Los hechos acontecían hace cinco años, y ha salido a la luz una vez iniciados los trámites del divorcio entre la pareja.

Precisamente la coincidencia de esta revelación con el proceso de divorcio ha hecho sospechar a muchos de un interés oculto.

Según los abogados de Alberto Martín, las acusaciones hechas por Lydia Bosch se deben a la falta de acuerdo en el litigio de separación que emprendieron el pasado 15 de abril. Siempre según este 'bando', la actriz habría exigido a Alberto Martín unas cargas familiares cercanas a los 20.000 euros mensuales.

La cifra fue rechazada por Alberto Martín, y, de acuerdo a su relato, fue en ese momento cuando fue presentada la denuncia por acoso, en un intento de inclinar la balanza judicial del lado de su ex pareja.

La parte demandante, en este caso Lydia Bosch, no ha tardado en salir al paso de estas informaciones. A través de sus abogados, se insiste en que son dos cosas independientes: "por una parte, está el divorcio de un matrimonio que hacía aguas desde el pasado verano y de ahí que esta Semana Santa Bosch estuviera en casa de sus padres en Cataluña", relata Cortazar desde el diario digital.

Asimismo "considera muy retorcido pensar que Lydia haya recurrido a una denuncia tan grave como la que presentó como arma de chantaje. Es impensabe que exponga a su propia hija ante algo así. No tiene nada que ver. El divorcio estaba en marcha. Después fue cuando se enteró de lo otro".

El entorno de la actriz desmiente que se hayan solicitado esos 20.000 euros de pensión mensual y asegura que el matrimonio  ya tenía un preacuerdo oral sobre su nueva situación, de ahí que los fines de semana se turnaran para hacer planes con los niños.
Temas