CINE | Las mujeres que surgieron del frío: heroínas y personas reales

Hollywood está en pleno cambio de tercio.

Fran Gregoris 9 de marzo de 2018

CINE | Las mujeres que surgieron del frío: heroínas y personas reales
Foto: Archivo

Un proceso que aunque no está siendo agradable, llevaba siendo necesario desde hace décadas. Los casos de acoso que han salido a la luz -gracias a la valentía de sus víctimas- unidos a las escandalosas brechas salariales entre actores y actrices que se han empezado a conocer, están consiguiendo que la mayor industria audiovisual del mundo por fin salga de las sombras y decida evolucionar.

Es verdad que por el camino hemos perdido a grandes figuras de la industria como Kevin Spacey o Woody Allen, pero a cambio hemos descubierto que el talento y el poder no siempre son la mejor vara de medir el valor de una persona. Además gracias a ello hemos conseguido despertar de un sueño que ha durado casi 100 años, ese que nos hacía creer que en la meca del cine todo eran lujos y comodidades y que en aquel lugar maravilloso nada demasiado turbio podía pasar.

Pero, sin duda, el gran beneficio que sacamos de todo lo que ha pasado va más allá. Y es que por fin empezamos a ver las carteleras de los cines plagadas de nombres femeninos, de grandes historias protagonizadas por ellas. Pero no como estábamos acostumbrados hasta ahora, no como meras comparsas del machote de turno, tampoco como seres oprimidos y sin ambición. No, ahora las vemos como heroínas de acción -con o sin superpoderes- como seres con carácter e ideas propias. Empezamos a verlas, al fin y al cabo, como personas reales.

Por todo ello, el balance de 2017 es más que positivo. Algo que se ha dejado notar también en última edición de los Oscar celebrada el pasado domingo. Hoy repasamos los cinco mejores papeles femeninos del año, con o sin estatuilla

Christine McPherson (Lady Bird)

Comenzamos con la más joven de todas, interpretada por Saoirse Ronan. Un reflejo impresionante de lo frustrante que puede ser la adolescencia, especialmente si vives lejos de una gran ciudad que satisfaga tus cambiantes inquietudes. Lady Bird, como se hace llamar Christine ante el resto de mortales, intenta lidiar con ello además de con la relación pasivo-agresiva que mantiene con su madre, y el caso es que lo hace con gracia, lo que la convierte en uno de los grandes personajes de 2017.

Diana de Themyscira (Wonder Woman)

La superheroína del año, un personaje que debió saltar de los comics a la pantalla hace ya mucho tiempo pero que, por unas cosas o por otras, se había quedado en el cajón del olvido. En fin, más vale tarde que nunca. En su caso, más allá de la calidad del resultado final y del trabajo de Gal Gadot, que pueden ser cuestionables, lo que hay que tener en cuenta es lo que representa. Hasta ahora habíamos visto mujeres con superpoderes, pero siempre relegadas a papeles secundarios. Por fin la cosa cambia y es ella la que, látigo en mano, se echa la película a la espalda

Mildred Hayes (Tres anuncios en las afueras)

Ojo con encontrarte con ella por la calle, porque Mildred es de las que no se calla. Y si tiene que decirte lo que piensa, te lo dirá, te guste o no. Frances McDormand interpreta a esta mujer de 50 años indignada por la inoperancia de los policías que investigan la violación y asesinato de su hija adolescente. Por ello, decide contratar tres carteles enormes a las afueras del pueblo pidiendo resultados. Con esta premisa, descubrimos a una mujer cargada de contradicciones, pero sobre todo valiente y decidida. Un personaje que se debate constantemente entre ser víctima y verdugo, y eso nos encanta. Tanto, que este año Frances se ha ido con el Oscar a casa.

Katherine Graham (Los archivos del Pentágono)

En 1971, The New York Times y, sobre todo, The Washington Post, decidieron priorizar la libertad de prensa frente a las presiones del Gobierno y publicar información confidencial sobre la Guerra de Vietnam. Lo que muchos no sabían es que fue la primera mujer editora del Post, Katherine Graham, la que tuvo la última palabra en esa decisión. De nuevo Meryl Streep clava un papel en el que lo más interesante es su evolución, pasando de ser un simple títere a los mandos de su propio periódico a convertirse en la figura clave en su momento más difícil.

Elisa Expósito (La forma del agua)

Finalizamos con una mujer que rompe con todo lo anterior. En este caso, hablamos de un personaje tierno y frágil con una vida rutinaria y anodina. Lo interesante de nuevo es su evolución. Porque cuando te enamoras de una deidad anfibia atrapada en un laboratorio militar tienes que actuar y enfrentarte a lo que sea. Y eso es lo que hace Elisa, encarnada por la maravillosa Sally Hawkins. Y es que, como dijo Jimmy Kimmel en la gala de los Oscar, los hombres tienen tan defraudadas a las mujeres que acaban enamorándose hasta de los peces.