Una ausente María Teresa Campos abandona el plató de 'GH' antes de tiempo

Tanto en plató como dentro de la casa de Guadalix, los problemas y cotilleos no se quedan atrás marcando un debate de lo más curioso.

Sara Cowley 25 de septiembre de 2017

En el primer debate de 'GH revolution' se estrenaba como colaboradora estrella María Teresa Campos, pero se quedó más en la teoría que en la práctica. La presentadora de 'Que tiempo tan feliz' se mostraba poco participativa y seca ante los temas de la casa, llegando a contestar en algunos momentos con "no lo sé". 

Por si esto fuese poco,  Mª Teresa Campos, abandonó  el programa antes de la doce de la noche, según explicó Jordi González, porque la malagueña tenía que recoger un premio en la diputación de Málaga y tenía que levantarse muy pronto.

Entre tanto, Pilar, la maña de la casa, resolvía sus dudas sobre si estaba en estado de buena esperanza, y para ello se sometía a un test de embarazo, que resultó ser negativo. Algo que celebró con mucha ilusión.

Dentro de la casa el ambiente está muy caldeado. Nerea ha puesto a casi todos los concursantes en su contra ante la discusión con Daniel, por coger sus perchas sin su permiso. Laura respondió cogiendo la ropa de Daniel.

Los primeros romances aparecen, Carlota y José María estrechan su relación, han dormido juntos la primera noche, Carlota le explicaba a Super,  tener miedo de que este pudiese estar tonteando con otras chicas de la casa. Mientras tanto, Rubén, uno de los más jóvenes de la casa, ha confesado que le gustaba Carlota. "es una chica muy directa".

Daniel presionaba a Laura, la chica transexual, para que le contase su secreto. Le daba a entender que sabía que ella tenía un gran secreto, que se dio cuenta cuando ella se notó tan seca con él.  Laura se defendía diciendo que estaba cansada y nada más. "No te voy a pedir que me cuentes nada que no me quieras contar". Le decía Jose a Laura. Esto fue muy criticado en plató por Suso quien le reprocha a Jose, ser deshonesto, por utilizar información de fuera por entrar último a la casa.