Los independentistas utilizan sin reparo niños y estudiantes a favor del referéndum

Numerosos colegios e institutos adoctrinan a los alumnos a favor de la consulta del 1 de Octubre. Los partidos constitucionalistas piden cumplir la ley y dejar a los niños al margen. 

Nacho Arribas 22 de septiembre de 2017

El clima de agitación que se vive estos días en Cataluña por el referéndum ilegal del primero de octubre va en aumento. La última táctica de los independentistas pasa por involucrar a los colegios públicos para que "adoctrinen" a los alumnos sobre la necesidad de luchar por la celebración de la consulta y la victoria del sí

Antonio, miembro de la Guardia Civil, ha relatado en 'Cope', que su hijo de 12 años llegó este jueves a casa "casi llorando porque la profesora estuvo explicando en clase que no se permitía votar, que no había democracia y que los guardias civiles lo impedían". Antonio añade que el "punto de ebullición fue cuando me dijo que este viernes harían una plantada en el colegio para pedir la independencia. A las 8 de la mañana he hablado con la directora del centro y le dicho "que mi hijo no participará en ningún acto político". "Me respondió que solo se va iba a pedir que se respetaran los derechos humanos y que se pudiera votar, a lo que le he dicho que hay una sentencia del Constitucional que lo impide. Le dije que pasaríamos a recoger a mi hijo antes de la concentración para evitar que fuera separado y señalado".

Además este viernes miles de estudiantes se han encontrado frente al edificio principal de la Universitat de Barcelona con pancartas y consignas a favor del referéndum del 1 de octubre.

Este jueves, el instituto público Lluis Peguera (en Manresa) envió a sus alumnos menores de edad a manifestarse frente a la comisaría de la Policía Nacional. Allí cantaron consignas secesionistas como "volem la independencia" o "volem Paisos Catalans".

El pasado miércoles un instituto de Olot envió una notificación a los padres de los alumnos para que autorizaran su asistencia a una concentración convocada el jueves frente al Ayuntamiento de esta localidad.

Los partidos constitucionalistas piden cumplir la ley y dejar a los niños al margen.