Una actriz confiesa que Juego de Tronos le salvó de la prostitución

Josephine Guillen, la joven que interpreta a Marei, una prostituta del burdel de Chataya, ha confesado cómo fue su dura infancia. Además, reconoce que si no fuera por Juego de Tronos se dedicaría a la prostitución. 

Que.es 7 de junio de 2016

Josephine Gillan, quien interpreta a Marei, una joven que destaca sobre el resto de prostitutas en el burdel de Chataya de la serie Juego de Tronos, ha hecho públicos algunos de los aspectos más íntimos de su vida. 

"Juego de tronos me salvó de una vida de prostitución, y me ha hecho una persona mucho más fuerte", afirma en unas declaraciones al Daily Mail

La joven de 27 años estaba pasando por una difícil situación. Se dedicaba a la prostitución y al cine porno hasta que le llegó la oportunidad de participar en la serie de HBO.

"Estaba trabajando de puta y al mismo tiempo haciendo películas porno, utilizando el nombre de Sophie O'Brien, cuando vi un anuncio en una web para actrices en la industria del cine", explica.

Gillan cumplía todas las exigencias para el papel: "Estaban buscando a mujeres jóvenes con pechos naturales y sin tatuajes, y que no les importara ser grabadas desnudas. Así que inmediatamente envié una imagen".

Su experiencia como prostituta y actriz de cine x le permitió actuar con normalidad durante unos rodajes. "No tenían que enseñarme como hacer nada porque es como me ganaba la vida", admite.

Guillan tuvo una dura infancia. De pequeña entró en un sistema de acogida, después de que su madre se viera incapacitada para cuidarla. Fue entonces cuando la entregaron a un amigo de la familia, quien la introdujo al mundo del cannabis y el alcohol con 12 años, la enganchó a la cocaína con 14 y dos años más tarde la violó y prostituyó entre sus amigos.

Ahora, todo esas malas experiencias quedan en el pasado. De momento ha participado en todas las temporadas desde la segunda, apareciendo en un total de seis episodios, y está previsto que continúe también en la séptima temporada.