El Quinto Elemento: los peligros que acechan internet

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña, autor de El Quinto Elemento, pone de relieve los peligros que encierra navegar por páginas webs de citas y otras aplicaciones que utilizamos a diario

Que.es 28 de octubre de 2015

En una época como la actual, en la que todo está hiperconectado y cada vez lo estará más y más, se pueden conocer en un instante un montón de datos personales de usuarios de Internet alrededor del mundo sin que lo sepamos o podamos evitarlo. Cualquier hacker con los conocimientos suficientes puede acceder en cualquier momento a un sinfín de páginas webs que recogen datos confidenciales y supuestamente protegidos, y publicarlos a la vista de cualquiera. La red, por tanto, no es un medio completamente seguro y ello puede traer problemas inesperados al día a día de los internautas como, por ejemplo, en el campo de las relaciones personales.

Es lo que sucedió el verano pasado con los cerca de 37 millones de miembros en todo el mundo de la web de citas Ashley Madison, que vieron como se comprometían sus datos personales y la discrección que garantizaba la página para aquellos que son infieles a su pareja. En un momento dado, el grupo Impact Team, que se ha erigido en azote de adúlteros y jueces de éstos, se llevaron los nombres, correos y otros datos de los miembros de este controvertido club de infieles, y los publicaron a la vista de todos, causando más de un dolor de cabeza y la ruptura de muchas relaciones de pareja hasta el momento consolidadas, también en España. Y es que con introducir el correo electrónico o la tarjeta de crédito en varias páginas donde los datos fueron publicados, se podía comprobar si el verdadero amor no lo era ya tanto y había caído en las garras del 'pecado'.

"Cada vez proliferan más aplicaciones y páginas destinadas a ligar o a ser infiel a la pareja. Con un simple click, desde el móvil o el ordenador, se puede tener acceso en un momento de aburrimiento, o de menos fogosidad con la pareja, a muchas otras opciones amorosas o sexuales, y los usuarios se respaldan, la gran mayoría de las veces, en el anonimato que garantizan estas páginas para caer en la tentación. Lo que no saben es que en cualquier momento un hacker con ganas de fastidiar relaciones puede acceder a sus cuentas de internet y facilitar sus datos a la vista de cualquiera", afirma Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña, autor del libro El quinto Elemento.

EL 'CELEBGATE' QUE DESNUDÓ A LAS FAMOSAS

Así como no son totalmente seguros los datos personales que se introducen en las diferentes páginas webs a través de las que se navega a diario, tampoco lo son la cantidad de fotos, vídeos y documentos que se almacenan a cada momento en los dispositivos móviles y ordenadores. Hace ya más de un año que tuvo lugar el 'celebgate', que desnudó a más de un centenar de famosos y famosas que vieron cómo sus fotografías más íntimas salían a la luz en infinidad de páginas webs sin poder hacer nada para remediarlo. Rihanna, Selena Gomez, Kirsten Dunst o Jennifer Lawrence, que encabezó una dura lucha en unos mayores escándalos contra la intimidad que se han producido hasta el momento, fueron algunas de las más afectadas, pero la lista podría aumentar y afectar a otras celebridades o personas anónimas en cualquier momento.

"Ya se ha cumplido un año del famoso celebgate que causó más de un dolor de cabeza a muchas de nuestras celebreties más internacionales, y cuando menos lo esperemos puede darse otro. Cualquier famoso o persona anónima es susceptible de que su smartphone o teléfono móvil sea hackeado sin poder hacer nada para remediarlo, y que sus fotografías o contenidos más privados sean publicado en otras páginas web, a la vista de todos. Si se está conectado no hay forma de evitarlo, todos somos presas de un hacker con malas pulgas, entonces solo cabe esperar que las fotos sean bonitas y realcen nuestra silueta", concluye el autor de El quinto Elemento.

SOBRE EL QUINTO ELEMENTO 

Durante años, la tierra y, progresivamente, el agua, el aire y el espacio han sido los tableros sobre los que se han dirimido disputas y conflictos. Sin embargo, en las últimas dos décadas, el desarrollo tecnológico e Internet han dado lugar a un nuevo elemento, una dimensión virtual en la que todos los individuos nos convertimos en piezas del tablero de la sociedad conectada. Hoy, Internet es el campo de batalla más grande que ha conocido el hombre y sus consecuencias son aun impredecibles, incalculables. 

En ese Quinto Elemento, el que domina la información y la red que nos interconecta controla el mundo. Países, gobiernos, ejércitos, agencias de inteligencia, terroristas, organizaciones delictivas, activistas y hackers son conscientes de ello y están actuando en el ciberespacio sin que la inmensa mayoría de las personas sepa nada.
Espionaje masivo de las comunicaciones de ciudadanos, empresas e incluso dirigentes políticos, ataques a través de virus informáticos, robo de secretos militares, proliferación de actividades delictivas en la llamada Internet profunda, ataques terroristas bajo el paraguas de las nuevas tecnologías e Internet, ciberguerra... Son algunos de los fenómenos que se producen de forma cotidiana bajo la superficie de falsa apariencia de normalidad en la que vivimos la mayoría de las personas.

Como señala el propio autor, "la privacidad es definitivamente cosa del pasado, y la seguridad de las personas podría verse comprometida por culpa de esa misma tecnología que nos maravilla". La web ha dejado de ser la manzana mordida que imaginó Apple para transformarse en una manzana podrida, por cuyos agujeros se desliza, al margen de la ley, todo un tráfico de información y datos que la mayoría de ciudadanos ignora. Así, el siglo XXI pasará a la historia como el tiempo de la gran paradoja, como el siglo en el que la seguridad nos llevó a la guerra. Una guerra que ya está en marcha.

Para conocer más de cerca "El quinto elemento", visita: http://elquintoelemento.net/