Así funciona Snapchat, la app para hacer sexting

El éxito de Snapchat entre los más jóvenes es abrumador. Si no has escuchado hablar nunca de ello, te contamos cómo funciona y otros muchos usos que se le puede dar, además de los peligros para quienes practican el sexting

E.J. 24 de septiembre de 2015

Siguiente Así funciona Snapchat, la app para hacer sexting

Seguramente te hayan preguntado alguna vez que si tienes Snapchat, o has escuchado hablar de ello, pero ni idea de lo que es, ¿no? Si es así, significa que no eres tan joven como crees. Esta especie de red social está arrasando entre los adolescentes y se ha convertido en todo un fenómeno que ya supera con creces el uso que se daba al Tuenti o al Messenger. 

Se envían más de 400 millones de imágenes al día en todo el mundo y tiene una repercusión indiscutible que se ha ido gestando en tan solo cuatro años. ¿A qué se debe tantísimo éxito? 

La clave es muy sencilla: puedes enviar las imágenes que quieras, a quién tú quieras, y se 'autodestruyen' en unos segundos.  El perfil del usuario tiene una edad comprendida entre los 13 y los 23 años, por lo que es muy sencillo de utilizar y todo lo que se intercambia es banal. En resumen, la mejor opción para hacer el 'moñas', sexting, entre otras muchas cosas. 

Para qué sirve

La app de Snapchat es la más rápida para compartir imágenes o vídeos, ya que se publican casi en el mismo momento en el que las haces. Con solo dar a un clic, envías la foto como si fuera un mensaje de whatsapp normal y corriente, con la opción de elegir si quieres que sea público o privado. 

Se puede compartir en 'tu historia' durante 24 horas los segundos que prefieras, teniendo en cuenta que es público para tus contactos y que lo pueden ver cuantas veces quieran, o solo unos segundos al contacto o contactos que tú mismo elijas, durante segundos y solamente una vez. 

Da igual que la foto que acabas de hacer esté borrosa o sea u deshecho, ya que tiene fecha de caducidad y es una forma de diversión rápida para compartir situaciones diarias, y cualquier 'chorradita' que se te ocurra en forma de vídeo o de fotografía. Un cóctel con todas las papeletas para triunfar entre los más jóvenes.