Diego Cañamero, en libertad tras ser detenido este viernes para declarar ante el juez por dos ocupaciones

El portavoz nacional del SAT, Diego Cañamero, ha salido en libertad este mismo viernes después de que la Policía Nacional lo detuviera en Sevilla y lo trasladara a los juzgados de Prado de San Sebastián (Sevilla) para que declarara por la ocupación de las fincas Somonte (Córdoba) y Las Turquillas (Osuna).

28 de agosto de 2015

Diego Cañamero, en libertad tras ser detenido este viernes para declarar ante el juez por dos ocupaciones

SEVILLA, 28 (EUROPA PRESS)

El portavoz nacional del SAT, Diego Cañamero, ha salido en libertad este mismo viernes después de que la Policía Nacional lo detuviera en Sevilla y lo trasladara a los juzgados de Prado de San Sebastián (Sevilla) para que declarara por la ocupación de las fincas Somonte (Córdoba) y Las Turquillas (Osuna).

Así lo ha señalado el propio Cañamero en declaraciones a Europa Press, quien fue detenido sobre las 9,45 horas y dejado en libertad sobre las 13,30 horas.

Cañamero también ha asegurado que se ha mantenido firme en su negativa a declarar ante el juez por estos casos y, aunque debe presentarse los días 1 y 15 en el juzgado, ha afirmado que no lo hará.

El portavoz del SAT ya comunicó en su día que no se iba a ocultar y que seguiría realizando su trabajo diario como portavoz del SAT. Cabe recordar que días atrás el propio SAT ya anunció que Cañamero iba a ser detenido en breve y llevado a declarar sobre la ocupación de la finca de Las Turquillas.

OCUPACIÓN DE 'LAS TURQUILLAS'

La finca de 'Las Turquillas' ha sido ocupada en varias ocasiones por miembros del SAT tanto en 2012, 2013 y 2014 y un total de 53 militantes del SAT ya fueron denunciados por este asunto, junto al parlamentario de IULV-CA Juan Manuel Sánchez Gordillo, por ocupar esta finca en 2012 durante 18 días, hasta que fueron desalojados del lugar.

Por esta acción, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) condenó a siete meses de prisión al parlamentario andaluz de IU y alcalde de Marinalea (Sevilla), Juan Manuel Sánchez Gordillo; al secretario general del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Cañamero, y otras dos personas más por la ocupación en el verano de 2012 de la finca 'Las Turquillas' en Osuna (Sevilla).

El SAT ya apuntó que la finca, dependiente del Ministerio de Defensa, tiene 1.200 hectáreas, "la inmensa mayoría en baldío, dado que el Ejército sólo utiliza 20 hectáreas para la Yeguada".

El objetivo era entonces ocupar estas tierras de forma permanente para reivindicar que pasen a manos de trabajadores y cultivarlas, siguiendo el ejemplo de Somonte, finca perteneciente a la Junta de Andalucía en Palma del Río (Córdoba) que lleva ocupada por jornaleros liderados por el SAT desde hace más de un año.

Por su parte, el Gobierno central detalló entonces que la finca cuenta con una superficie aproximada de 1.124 hectáreas, de las que 730 hectáreas están dedicadas a explotación agrícola de secano, 65 a praderas para la cría de ganado en libertad, 179 de lagunas --de las que 80 están cedidas al Ayuntamiento de Osuna por convenio--, 180 de monte y terreno improductivo y 52 dedicadas a edificios de mando, cuadras, almacenes, caminos y cañadas.

OCUPACIÓN EN ÉCIJA

Por otra parte, el SAT también ha protagonizado concentraciones en la finca Somonte, ubicada en el término municipal de Palma del Río (Córdoba).

De igual manera, el sindicato ocupó este pasado mes de julio de forma pacífica la finca militar 'La Isla' de Écija (Sevilla), propiedad del Estado, como forma de protesta contra su posible venta y para pedir que pase al patrimonio agrario andaluz.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz nacional del SAT, Diego Cañamero, explicó entonces que la ocupación de la finca estaba prevista como acto "simbólico" para "dar un toque de atención" y evitar que la finca se venda, y la acción se desarrollará "sólo durante un día".

Detalló que esta finca militar, similar a la finca de 'Las Turquillas', en Osuna (Sevilla), y dedicada a la cría de caballos, pertenece actualmente a Patrimonio del Estado, que la cedió al Ministerio de Defensa para que se dedicara a la cría de caballos y donde también hay algunos cultivos.