Griñán a Arenas: "el que Zapatero sea malo, no les convierte a ustedes en buenos"

Arenas dice que si no se hubiera aprobado el decreto, "a lo mejor teníamos elecciones generales y se abría un camino de esperanza"

27 de mayo de 2010

Griñán a Arenas: "el que Zapatero sea malo, no les convierte a ustedes en buenos"
Arenas dice que si no se hubiera aprobado el decreto, "a lo mejor teníamos elecciones generales y se abría un camino de esperanza"

SEVILLA, 27 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, dijo hoy al presidente del PP-A, Javier Arenas, durante un encendido debate ante el Pleno del Parlamento sobre la situación económica y el decreto ley de medidas de ajuste del Gobierno central, que el hecho de que el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, sea "malo, no les convierte a ustedes en buenos".

"El que Zapatero sea malo no les convierte a ustedes en buenos", espetó Griñán a Arenas, quien previamente manifestó que si el decreto ley de medidas de ajuste del Gobierno central no hubiera salido adelante en el día de hoy en el Congreso de los Diputados, "a lo mejor teníamos elecciones generales y se abría un camino de esperanza para toda la sociedad".

Siguiendo con la figura de Rodríguez Zapatero, el presidente de la Junta preguntó, ante el hecho de que los populares califiquen de "desastre" al jefe del Ejecutivo español, "cómo un desastre como Zapatero tiene mejor valoración" que el líder PP, Mariano Rajoy, "encuesta tras encuesta", algo que, a su juicio, no tiene ningún sentido.

El debate sobre el decreto ley del Gobierno se inició cuando Arenas advirtió a Griñán de que "no se puede tocar un céntimo de las pensiones" si antes no se reducen ministerios, consejerías, altos cargos, empresas públicas u oficinas en exterior. "Un gobernante no está legitimado para pedir sacrificios a la sociedad si su Gobierno no se sacrifica antes", apuntó el dirigente popular, quien pidió a Griñán que defienda ante Rodríguez Zapatero las inversiones en Andalucía y le diga que aquí "también se acabaron las anchoas" porque "no es de recibo" que sí estén garantizas las inversiones en Cataluña.

Preguntó cómo el Gobierno del PSOE puede congelar las pensiones, lo que supone unos 1.500 millones, y quitar el impuesto a los ricos que suponía 1.800 millones. "Esto es para que se le caiga a quien lo hace la cara de vergüenza", apuntó Arenas, quien señaló que salvo en Grecia, ningún gobierno europeo ha tocado a los pensionistas.

Acto seguido, el presidente le replicó que todos los países europeos están reduciendo gastos en personal, en pensiones y suben los impuestos, y anunció que hará una serie de propuestas fiscales en el próximo debate del Estado de la Comunidad. "Mi responsabilidad con los andaluces me lleva a apoyar las medidas Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero", dijo el presidente, para quien ello es responsable con la realidad económica y coherente con el propósito de salir antes y en las mejores condiciones de la crisis económica.

En su segundo turno de intervención, Javier Arenas manifestó que es una "auténtica barbaridad pedir los sacrificios a los pensionistas desde una administración que despilfarra sin ningún tipo de control" y se mostró seguro de que el decreto de medidas de ajuste del Gobierno no hubiera salido adelante hoy en el Congreso, "a lo mejor teníamos elecciones generales y se abría un camino de esperanza para toda la sociedad".

Asimismo, estimó que el problema no son tanto las medidas como el hecho de que Rodríguez Zapatero, Manuel Chaves o José Antonio Griñán "no tienen crédito". Recordó que fue Griñán, en su etapa como ministro de Trabajo, el que impulsó el Pacto de Toledo y que él mismo, cuando ocupó esa cartera en el Gobierno del PP, pactó su desarrollo con los agentes sociales y llevó una ley al Congreso para la revalorización autonómica de las pensiones, si bien, en el día de hoy, con la aprobación del decreto ley, los socialistas "se han cargado por un voto el mayor acuerdo social en la democracia", dijo.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo se mostró convencido de que los populares han votado en contra del decreto ley porque quieren elecciones generales, sin imaginar "el desastre" para este país que supondría que no existiera el decreto y además se convocaran comicios. Para el presidente, ha habido grupos en el Congreso que han tenido la responsabilidad de criticar el decreto y abstenerse, mientras que el PP está convencido, a su juicio, "de forma equivocada", de que si hay elecciones "las van a ganar" y que es la solución para los problemas actuales.

A su juicio, en la actual situación, sería "absolutamente imposible hacer un pacto de Estado" con el PP porque lo único que quiere son elecciones.