Nueva Clase A de Mercedes-Benz, ya en Canarias

La referencia en el segmento compacto

Pepe Rodríguez 13 de mayo de 2018

Nueva Clase A de Mercedes-Benz, ya en Canarias
Vehículos de la presentación realizada en Las Palmas de Gran Canaria

La nueva Clase A de Mercedes-Benz es tan juvenil y dinámica como siempre, pero más madura y confortable que nunca. Propone una definición totalmente nueva del lujo moderno en el segmento compacto y un diseño interior revolucionario. La nueva Clase A asume la vanguardia de la técnica en su segmento. 


«Con la cuarta generación de la Clase A se redefine el lujo moderno en la categoría compacta. Apostamos para ello por un diseño dinámico sin concesiones en combinación con un concepto de manejo intuitivo», según asevera la marca.


El diseño purista de la nueva Clase A, con superficies acentuadas, sigue la evolución del lenguaje formal de Mercedes-Benz basado en la claridad sensual. La nueva interpretación del diseño de la Clase A de Mercedes-Benz es fruto de un diseño compacto de dos volúmenes y unas dimensiones y proporciones optimizadas.


El exterior de la nueva Clase A es sinónimo de deportividad, dinamismo y emoción. El avanzado diseño del frontal, caracterizado por el capó bajo, los faros LED de baja altura (de serie para el mercado español) con inserto cromado y las luces de circulación diurna en forma de antorcha, asegura una presencia que fascina y emociona a la vez. La llamativa calandra con la estrella, cuya silueta se ensancha hacia abajo dando una nueva interpretación a la parrilla del radiador, presenta pasadores de efecto diamante (opcional) y una lama central en color plata que subrayan la deportividad del vehículo.


La mayor distancia entre ejes y una línea de carácter en los laterales aumentan visualmente la longitud del vehículo. A diferencia del modelo precedente, el capó está más inclinado hacia adelante y destaca mejor la posición erguida del dinámico frontal. Los pasarruedas más amplios, para llantas de entre 


17 y 19 pulgadas, acentúan la deportividad de la nueva Clase A y transmiten una mayor sensación de aplomo. La baja altura del habitáculo, así como las ópticas integradas en el parachoques trasero, de estructura modular y dividido en dos secciones, acentúan visualmente la anchura de la zaga, a la vez que resaltan la zona de los hombros. Los pilotos traseros estrechos están divididos en dos elementos.


La nueva Clase A se coloca también a la cabeza de su segmento en el capítulo de la aerodinámica con un coeficiente cx a partir de 0,25 y una superficie frontal (A) de 2,19 m2, superando así el excelente valor del antecesor (coeficiente cx: a partir de 0,26/superficie frontal: 2,20 m2). Mercedes-Benz introduce por primera vez en la clase compacta un AIRPANEL de dos piezas (opcional). Esta persiana regulable detrás del radiador abre y cierra las lamas en función de la demanda de refrigeración. Para mejorar aún más el rendimiento del sistema se coloca una segunda persiana en la toma de aire situada debajo de la matrícula. 


El habitáculo de la nueva Clase A propone una nueva definición del vanguardismo y la modernidad. Mercedes-Benz abre una vía completamente nueva de diseño y revoluciona desde el interior la categoría de turismos compactos con una nueva sensación de amplitud. 

Una de las claves de la singular arquitectura es la configuración vanguardista del tablero de instrumentos. Por primera vez se ha renunciado plenamente a una visera por encima del puesto de conducción. Gracias a esta modificación, el cuerpo básico del tablero de instrumentos con su forma de ala se extiende sin solución de continuidad entre las dos puertas delanteras. El puesto de conducción widescreen (opcional) está completamente exento. Un aspecto destacado son los difusores de ventilación de estilo deportivo en efecto turbina. 


El tablero de instrumentos está dividido en sentido horizontal en dos volúmenes. La sección inferior está separada del cuerpo principal del tablero de instrumentos por una «hendidura» óptica que hace que parezca flotar libremente por delante de los instrumentos. La iluminación de ambiente refuerza este efecto y subraya la impresión flotante de la subestructura. Opcionalmente, la iluminación de ambiente está disponible en una variedad de colores cinco veces mayor que hasta ahora, con una gama de 64 tonalidades diferentes. 

Pero no ha aumentado sólo la diversidad cromática. También se han acentuado los aspectos emotivos de la iluminación, creando así un nuevo referente en este segmento. Los distintos colores se combinan en diez conceptos cromáticos que recrean un ambiente luminoso vanguardista con espectaculares cambios de color.