Santa Cruz cerró 2017 con un aumento anual del 16% en prestaciones de asistencia social

Las ayudas económicas de alimentos fueron las que más crecieron mientras las destinadas a sufragar la electricidad se redujeron en número pero no en gasto.

Alberto Rodríguez 7 de febrero de 2018

La Concejalía de Atención Social del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife cerró el ejercicio 2017 con un incremento anual del 16% en el volumen de prestaciones económicas de asistencia social (PEAS) aprobadas y gestionadas, con una inversión récord por este concepto que ascendió a cerca de 6,5 millones de euros.

En el conjunto de 2017, Santa Cruz gestionó en favor de los vecinos y familias en situación de necesidad un total de 26.252 prestaciones económicas, 3.615 más que en 2016 e invirtió con este fin 1,6 millones de euros adicionales al ejercicio anterior; lo que representa un incremento presupuestario del 34%.

La PEAS agrupan al conjunto de prestaciones de carácter subsidiario y complementario de otro tipo de recursos económicos previstos en la legislación vigente y tienen como finalidad apoyar a aquellas personas y familias que carecen de los recursos necesarios para atender necesidades básicas relacionadas con la alimentación, el alojamiento, el vestido o la atención sanitaria.

El concejal de Atención Social, Óscar García, informó de que "gracias a la recuperación económica en los últimos años, las administraciones disponemos cada vez de más y mejores recursos para hacer frente a las necesidades sociales de la población, que siguen siendo muchas y requieren atención".

"Los datos de 2017 tanto en volumen de prestaciones como en financiación de las mismas reflejan que somos más inclusivos y llegamos más lejos, a más familias a las que antes no llegábamos; si bien el objetivo de una sociedad próspera no es crecer exponencialmente en el gasto social, sino que los vecinos accedan con mayor facilidad al empleo y a la vivienda y cada día sean menos los vecinos que nos necesitan", explicó.

Óscar García indicó que el año pasado crecieron todas las categorías de prestaciones de asistencia social excepto las destinadas al abono del suministro eléctrico, que se redujeron en número (de 2.064 a 1.486) pero no en el presupuesto asignado, que creció un 64%.

En concreto, las prestaciones que más aumentaron en 2017 son las ayudas de alimentación, que pasaron de 10.388 a 13.824. Un incremento de 3.436 con un coste adicional de más de 341.000 euros.

En segundo lugar, se incrementaron tanto las prestaciones de alquileres y comunidades (de 2.292 a 2.998) como las ayudas para la adquisición de electrodomésticos, mobiliario u obras en el hogar (de 532 a 883), así como las dedicadas a personas en situación de discapacidad (de 198 a 300).
Por último reseñar que las prestaciones para prótesis -dentales, auditivas y oculares; las más comunes- aumentaron de 1.123 a 1.189 y supusieron un gasto total de 367.668 euros.

5.000 nuevos beneficiarios

El concejal de Atención Social destacó que en conjunto "en 2017 atendimos a cerca de 5.000 nuevos beneficiarios de prestaciones en Santa Cruz; concretamente 4.923personas más que en 2016.

Por género, García comentó que "aunque el perfil de beneficiario de prestaciones es mayoritariamente femenino, estamos registrando un incremento constante de hombres entre las personas atendidas.

Del total de 4.923 nuevos beneficiarios de estas ayudas en 2017, el 66,2% fueron mujeres mientras el 33,7% hombres.

Sin embargo, este equilibrio no se mantiene si analizamos el número de atenciones y no de personas. Así, el ejercicio 2017 se completó con más de 64.000 atenciones prestadas por el área Social de Santa Cruz, de las que cerca de 45.000 corresponden a mujeres y apenas 20.000 a varones.