La ULL desarrolla un prototipo de depuradora de agua que incorpora inteligencia artificial para su autogestión

La empresa Francisco Melián SLU y el investigador Yézer González Morales, adscrito a la Universidad de La Laguna a través del programa de incorporación de tecnólogos Agustín de Betancourt del Cabildo Insular de Tenerife, han desarrollado en el seno de la institución académica un prototipo de depurador de agua. El equipo, denominado Canswater, además de tener un coste inferior a otros modelos en el mercado, posee conectividad y autogestión mediante inteligencia artificial, de modo que optimiza su funcionalidad a medida que está siendo utilizado.

Pepe Rodríguez 26 de diciembre de 2017

La ULL desarrolla un prototipo de depuradora de agua que incorpora inteligencia artificial para su autogestión
Yézer González Morales y Agustín de Betancourt

Un prototipo básico está siendo probado actualmente en la Sección de Bilogía de la Facultad de Ciencias, con resultados prometedores. La empresa y el investigador han desarrollado el primer prototipo, en el que también han participado en su desarrollo los profesores, investigadores y técnicos de la ULL: Juan Ayala, especializado en análisis químicos y biológicos; Francisco Barreto, jefe del Servicio de Electrónica de la ULL; Carmelo Militello, ingeniero mecánico; y Ricardo Borges, catedrático de Farmacología. En la tramitación de todo este proceso ha participado también la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad de La Laguna.

Canswater tiene la capacidad para generar agua pura (Tipo II), empleada para el lavado de equipo e instrumental, entre otros usos; y ultra-pura (Tipo I), que es esencial para poder realizar cultivos y otras operaciones químicas sin alteraciones. El agua generada por estos equipos tiene un casi inexistente contenido iónico, bajo contenido de carbono orgánico, ínfima carga bacteriana y, en el caso de agua tipo I, niveles despreciables de endotoxinas.

Estos sistemas tienen como objetivo fundamental generar el agua con la calidad deseada, pero también hacer unos equipos con tecnología desarrollada desde dentro de la ULL que abarataría costes de equipos y sobre todo la disminución de gasto en mantenimiento, lo cual supone un gran gasto para la Universidad de La Laguna ya que en la actualidad hay unas 32 máquinas funcionando en distintos departamentos, muchas de las cuales están llegando al fin de su vida útil.

Una novedad de este equipo es que posee conectividad WiFi o Bluetooth para que sus usuarios puedan conocer el estado de su máquina en todo momento a través de aplicaciones móviles y recibir avisos de errores, cambio de repuestos, tiempo de trabajo, calidad del agua a través de los distintas etapas de depuración y otros parámetros, lo cual reduce los costes de mantenimiento porque no exige un personal encargado de su inspección.

La lógica de funcionamiento de las máquinas ha sido desarrollada en la plataforma Arduino, que es barata y fácil de sustituir. Canswater incorpora así inteligencia artificial que le permite aprender de los usuarios y, de este modo, optimizar su funcionamiento y recursos, algo con lo que no cuentan las máquinas comerciales. Todas estas prestaciones están presentes en un equipo cuyo coste es sensiblemente inferior a los depuradores existentes en la actualidad.

El proyecto comenzó a gestarse en febrero de 2017 y ya se cuenta con un primer prototipo en funcionamiento. Con los datos obtenidos de este primer aparato, se ha desarrollado un segundo prototipo que será instalado en el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias, que también será probado durante unos meses. Si los resultados son los esperados, el siguiente paso será solicitar la homologación de este equipo al Ministerio de Industria y, eventualmente, iniciar su comercialización.

El contrato Agustín de Betancourt de Yézer González tiene una duración de cuatro años, aunque se irá renovando anualmente según sean los resultados obtenidos, tal y como exige esta convocatoria. Además del proyecto Canswater, este investigador -que es físico de formación, doctor en neurociencia, con estancias en la Universidad de Columbia y siete años de experiencia en la empresa privada- trabaja también en otros proyectos que todavía no puede detallar, aunque están relacionados con el control de sistemas y la monitorización.