El Ayuntamiento de San Miguel de Abona reduce su deuda pública a mínimos históricos.

De los 780 €/habitante de deuda que existía en 2011, pasando por los 410€ en 2015, se ha llegado en 2017 a tener solo una deuda de 10€ por habitante.

Pepe Rodríguez 5 de diciembre de 2017

El Ayuntamiento de San Miguel de Abona reduce su deuda pública a mínimos históricos.
Concejal de Hacienda de San Miguel de Abona Antonio Manuel Rodríguez

La liquidación del ejercicio correspondiente a 2016 alcanzó los 3,5 millones de euros de superávit, lo que ha permitido pagar la deuda pendiente de 2,3 millones de €, poniendo fin a un largo periodo de endeudamiento financiero. El Concejal de Hacienda Antonio Manuel Rodríguez indica en este sentido, que la Entidad Local mantenía una deuda que llegaba a ser de 14,5 millones de € en 2011, de 5,5 millones en 2015, pasando este año a sólo de 219.000 € correspondiente a la amortización de un préstamo y a un tipo de interés del 0%. Estos resultados se traducen por un lado, en que la deuda por habitante sólo alcanza ya los 10 €, frente a los 780 € de 2011 y los 410 € de 2015, y que los 800.000 € que se iban a destinar a pagar deuda bancaria en el Presupuesto del próximo año, se destinarán a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía.

Señala el edil además, "que los buenos resultados económicos obtenidos en las liquidaciones de los últimos ejercicios han contribuido a mejorar de forma notable la salud financiera de la Entidad y pone de relieve el trabajo y buen hacer que desde la concejalía se viene realizando, fruto de una política económica de contención del gasto, llevada a cabo de una manera clara, rigurosa y responsable, marcada por las leyes de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera".

Esta Salud Financiera se ha visto reflejada en los indicadores de saneamiento económico financieros de la Auditoria de Gestión de la liquidación del ejercicio 2016 realizada por el Gobierno de Canarias, en donde se pone de manifiesto el cumplimiento de la mayoría de los parámetros económicos y en su valoración , señala "una mejora en el Ayuntamiento de San Miguel de Abona, respecto a los obtenidos en el ejercicio anterior, situándose los indicadores de salud financiera que establece el Fondo Canario de Financiación Municipal por encima de los niveles exigidos siendo el indicador del Remanente de Tesorería obtenido este año y los anteriores el que mejor define la Capacidad real de la corporación para hacer frente a su estructura financiera".

Indicadores como el Ahorro neto se sitúo en un 10,2 %, superando 4,2 puntos porcentuales al establecido por el Fondo del 6 %. El endeudamiento a largo plazo se situó en el 21,8€, bajando en 1,5 puntos porcentuales con relación al ejercicio anterior y muy lejos del límite que se establece del 70 %. También se alcanzó el indicador del Remanente de Tesorería que se situó en un 39,7%, creciendo 2,1 puntos porcentuales con respecto al año anterior y muy por encima del límite que se establece del 1 %.Todo ello supone que el Ayuntamiento deberá destinar el cincuenta por ciento de la transferencia que reciba del FCFM (Fondo Canario de Financiación Municipal) a inversión, lo que repercutirá, directamente, también en el bienestar del día a día del municipio. En cuanto a los condicionantes de cuantía de libre disposición la gestión recaudatoria alcanzo el 87 % muy superior al 75 % exigible. El único "pero" lo puso el esfuerzo fiscal que alcanzo el 71,9%, nivel que no supera el nivel de referencia que para este ejercicio, según la media de los ayuntamientos canarios, fue del 72,14 % (-0,24 puntos porcentuales), "nos penaliza por no incrementar la carga impositiva a nuestros vecinos "


Estos datos permiten afrontar el futuro de San Miguel con optimismo y mostrar las posibilidades como municipio rural, comercial y turístico sin renunciar a mejorar las cuotas de bienestar social y oportunidades de creación de empleo a nuestros vecinos y vecinas.