El desafío de las personas sin hogar exige un compromiso social mayor y más compartido

Las III Jornadas técnicas sobre este fenómeno se clausuran en 'Tenerife Espacio de las Artes' (TEA) de la capital tinerfeña

Pepe Rodríguez 3 de diciembre de 2017

El desafío de las personas sin hogar exige un compromiso social mayor y más compartido
Clausura de las jornadas

Santa Cruz de Tenerife las III Jornadas técnicas sobre Personas sin Hogar haciendo un llamamiento hacia un compromiso mayor y más compartido para hacer frente con éxito a este desafío de la sociedad actual. 


Óscar García, en nombre de los participantes de las jornadas, señaló que "cada persona sin hogar tiene una historia de vida y necesita de una intervención individualizada y de recursos específicos según sus circunstancias. Esto nos obliga, a las administraciones públicas y a las entidades del Tercer Sector, a ser capaces de aumentar y diversificar los recursos sociales para esta población".


"Hay que conseguir -apuntó- un desarrollo equilibrado de los recursos sociales para personas sin hogar en todo el territorio de la comunidad autónoma para evitar los efectos llamada y el desarraigo de sus entornos habituales de vida de las personas que pasan por situaciones de alta exclusión social".


El concejal indicó que "hay que aumentar desde la diversidad los recursos para jóvenes menores de 30 años. Menores que salen del sistema de protección, menores en desempleo, menores sin redes familiares, menores inmigrantes". 


Salud, empleo y vivienda


Otro aspecto capital es, según García, "ofrecer una mejor respuesta a la salud mental y a la discapacidad; especialmente a la Patología Dual, que en la actualidad se encuentra a medio camino entre los recursos propios de salud mental y los recursos propios de los servicios sociales y las drogodependencias".


El munícipe aconsejó "prestar una especial atención a las personas sin hogar mayores y convalecientes que salen de los centros hospitalarios. Se necesitan más plazas para mayores que han vivido en situación de sin hogar en residencias y centros de día. Se necesitan más recursos para atender a personas sin hogar convalecientes mientras se recuperan, tienen que seguir tratamientos o cuidados especializados".


Óscar García advirtió que "los itinerarios se hacen más largos cuando no hay un mercado de trabajo que dé respuesta a las personas en exclusión social y no hay acceso a la vivienda. Al no haber ni empleo ni vivienda es muy difícil que una persona pueda abandonar el tutelaje de los recursos sociales".


Como en anteriores ocasiones, el concejal reiteró que "hay que seguir trabajando en mejorar la coordinación y establecer protocolos para los distintos procedimientos, compartidos por todos los agentes sociales que intervienen con una misma población. Hay que avanzar en la coordinación entre recursos y áreas de intervención, especialmente entre Sanidad y Servicios Sociales y entre los recursos de la Administración Pública y los de las entidades del Tercer Sector".


"Por ello es de vital importancia en la intervención con personas sin hogar una planificación desde la Comunidad Autónoma, con protocolos, mapas de recursos y medios económicos que sumados a los del Cabildo y los Ayuntamientos permitan establecer una estrategia global".


Prevención y comunicación

El concejal destacó que "la prevención es uno de los aspectos de la intervención social y de las políticas sociales que requiere de mayor inversión en tiempo y recursos, trabajando para evitar el desempleo de larga duración, la precariedad laboral, los desahucios de viviendas por falta de recursos económicos para hacer frente a los pagos de los recibos, la atención temprana con jóvenes en situación de vulnerabilidad social; en definitiva, atacar las causas de la pobreza para evitar el deterioro progresivo de las personas y las familias".


Por último, insistió "en la necesidad de seguir haciendo una labor pedagógica y educativa de cara a los medios de comunicación y la sociedad en general. El problema del sinhogarismo no va a desaparecer de nuestras ciudades mientras no haya oportunidades para todos. Por ello es necesario que la sociedad conozca las diferentes problemáticas que hacen que una persona normalizada pueda acabar en una situación de exclusión social".


"Necesitamos que los medios de comunicación traten los temas referidos a la exclusión social y las personas sin hogar con un mayor conocimiento y evitando dramatizar, estigmatizar y caer en clichés que en muchos casos no se ajustan a la realidad de las personas y que dificultan la integración de las personas.Cualquier persona puede encontrarse en una situación de sin hogar. Los recursos sociales para estas personas deben ser vistos con la misma normalización con que se ven los recursos sanitarios, sociales y educativos. Tenemos que lograr el máximo de apoyo de todos para atender a estas personas", concluyó.