Santa Cruz traslada al Gobierno y a Costas una alternativa para regularizar la Cofradía

El Ayuntamiento confía en que la Comunidad autónoma avance sin demora en el expediente de declaración del entorno de la cofradía como refugio pesquero

Pepe Rodríguez 30 de octubre de 2017

La Gerencia de Urbanismo de Santa Cruz de Tenerife ha dado traslado al Gobierno de Canarias y al área de Costas del Ministerio de Medio Ambiente de la situación en la que se encuentra la cofradía de pescadores de San Andrés para emprender de esta forma el camino de una posible regularización de sus instalaciones.  


En conformidad con lo dispuesto en la Ley del Suelo y la Ley de Costas, la primera teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Zaida González, comunica formalmente esta situación a la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural y al Servicio Provincial de Costas en Santa Cruz de Tenerife, al tratarse materia de competencia de ambas administraciones.


Zaida González señaló que "la voluntad del Ayuntamiento no es otra que comprometer al Gobierno de Canarias en el inicio de un expediente para la declaración como refugio pesquero del espigón donde en estos momentos se ubica la cofradía de pescadores, de forma que en el futuro pudiera permanecer en su actual emplazamiento". 

 
La concejal de Urbanismo recordó que "el Ayuntamiento mantuvo una reunión en agosto con una representación de la cofradía, donde les planteamos que la mejor alternativa es que la Comunidad autónoma declare el entorno físico de la cofradía como refugio pesquero, asuma en consecuencia la titularidad del suelo que en estos momentos corresponde a Costas y habilite de esa manera la actividad que le es propia a una cofradía". 


En la resolución dictada, Urbanismo informa de que la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural es competente para entender de esta situación al situarse las instalaciones de la cofradía en suelo rústico de protección costera; en tanto que el Servicio Provincial de Costas, dependiente de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar, posee competencia sobre el dominio público marítimo terrestre. 


A efectos de conocimiento, la Gerencia da traslado igualmente de la resolución al Servicio de Ordenación del Litoral Occidental de la Dirección General de Ordenación del Territorio, perteneciente a la Consejería homónima del Gobierno de Canarias. 

 
Las instalaciones afectadas por la resolución comprenden la acotación mediante vallado y muro perimetral de un espacio de 1.750 metros cuadrados para uso exclusivo de los pescadores y clientes del restaurante; 17 contenedores metálicos; una grúa de izado de barcos y dos cuartos anexos a la misma; y una edificación circular de recogida de aceites, filtros y baterías. 


En la misma situación se incluyen la zona de varado de embarcaciones y de trabajos de carpintería, arreglo de motores y labores de fibra; dos contenedores-talleres; el edificio principal de dos plantas donde se ubica el restaurante y las oficinas de la cofradía; dos torres de iluminación, una instalación para abastecimiento de combustible; y 34 puntos de atraque en la escollera para amarre de embarcaciones. 


Zaida González indicó que "nuestro propósito es avanzar hacia una solución razonable entre todas las administraciones y confiamos en que el Gobierno de Canarias proceda con la mayor diligencia con el expediente de refugio pesquero que permita regularizar las actuales instalaciones de la cofradía". 

 
La concejal de Urbanismo señaló por el contrario que "de acuerdo a las competencias municipales, hemos ordenado a la cofradía el cese de la actividad como restaurante, una vez que hemos acreditado fehacientemente que no cuenta con licencia de apertura o comunicación previa para esta finalidad comercial". 


González entiende "esta decisión haya generado malestar a los responsables del restaurante de la cofradía pero nuestra obligación es cumplir y hacer cumplir la ley en un plano de igualdad y eso nos concierne a todos, especialmente a las administraciones públicas". 


No obstante, la concejal informó de que "el Ayuntamiento ha incorporado a su presupuesto para 2018, en el marco del Plan Estratégico de Subvenciones una asignación de 30.000 euros para ayudar financieramente a la cofradía y compensarla por la pérdida de ingresos que supone la clausura de su actividad como restaurante".