El Ayuntamiento actualizará el Reglamento Orgánico de Participación Ciudadana

El desarrollo normativo de los últimos años y una realidad social marcada por las nuevas tecnologías obligan a la adaptación de un documento del año 2005
La revisión del Reglamento se realizará en el marco de un proceso de reflexión con las entidades ciudadanas y colectivos sociales del municipio
El alcalde asegura que la actualización es un nuevo paso para tener un ayuntamiento cada vez más transparente y abierto

Pepe Rodríguez 18 de octubre de 2017

El Ayuntamiento actualizará el Reglamento Orgánico de Participación Ciudadana
Alcalde en la rueda de prensa

El Ayuntamiento de Santa Cruz actualizará el Reglamento de Participación Ciudadana para adaptarlo a la normativa vigente y a la nueva realidad social del municipio, muy diferentes al contexto en el que se aprobó hace doce años.

El documento, que ha resultado de gran utilidad para dinamizar el rico tejido asociativo de Santa Cruz durante la última década, precisa ahora de un nuevo impulso que le permita seguir constituyendo el núcleo básico de la participación de la ciudadanía en la vida municipal.

El alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, y la concejala de Organización, Tecnología y Participación, Marisa Zamora, presentaron hoy los detalles de un "proceso de largo recorrido, con el damos un paso adelante para contar con un Ayuntamiento cada vez más transparente, abierto y conectado con la ciudanía", en palabras del primero.

Bermúdez recordó que la Corporación "hace tiempo que recorre la senda de la participación ciudadana como elemento imprescindible de la gestión pública" con la incorporación, entre otras cosas, de experiencias piloto como el proceso abierto para los Presupuestos Participativos o para la definición de actuaciones del Plan de Barrios.

El alcalde, que anunció que el próximo año se doblará la partida de los Presupuestos Participativos hasta alcanzar el medio millón de euros, subrayó que "esta manera de trabajar, junto a la ciudadanía, es el mejor camino para avanzar" y que "hoy en día tenemos las herramientas tecnológicas precisas para que el ciudadano conecte directamente con los vecinos".

Zamora, por su parte, explicó que la revisión del Reglamento se realizará en dos fases y, en lógica con el objetivo y espíritu de la norma, se abrirá un proceso de reflexión y debate con las entidades ciudadanas de la capital.

"Los cambios normativos y una realidad tecnológica diferente, unido a la necesidad de aprovechar la experiencia acumulada hasta el momento por el movimiento asociativo aconsejan la revisión del Reglamento, para que Santa Cruz siga a la cabeza en materia de participación ciudadana", dijo la concejal.

La primera fase de la modificación prevé la apertura de un diálogo con los colectivos sociales en torno a cinco apartados: los consejos de sector, el registro de entidades ciudadanas, la declaración de interés público municipal, los procesos participativos y la transparencia y derecho a la información.
Para cada uno de los temas, se crearán espacios de participación -presenciales y virtuales- de modo que se puedan recoger sugerencias y aportaciones y se celebrará un taller presencial conjunto.

Este intercambio de información permitirá la presentación de un primer borrador y de un documento adjunto con la incorporación de las propuestas aceptadas y, en su caso, la explicación motivada de aquellas que eventualmente se rechacen.

Con posterioridad, ambos documentos se publicarán en la plataforma Participa Santa Cruz para que el borrador del nuevo Reglamento esté a disposición del conjunto de la ciudadanía y se proceda a una revisión del texto en cuestiones que no modifiquen los aspectos sustanciales, ya discutidos en el paso anterior.
A continuación, se configurará un texto de Reglamento provisional o segundo borrador, que se colgará nuevamente en la web municipal, junto al anuncio de la apertura del plazo ordinario de información pública establecido en la normativa vigente. Finalmente, se someterá la propuesta al Pleno municipal para su aprobación definitiva.

La segunda y posterior fase del proceso incluye la revisión de otros asuntos relativos a la participación, como la normativa sobre la cesión de locales de titularidad pública a las entidades ciudadanas, el funcionamiento de los Tagorores o la regulación de las iniciativas populares.

De acuerdo con el cronograma previsto por el área de Participación, la primera fase podría estar culminada el próximo verano. En cualquier caso, Zamora subrayó que "un proceso de estas características no se hace un día para otro y que está diseñado para que la Corporación siga siendo ejemplar en esta materia.

A este respecto, el alcalde matizó que "en participación ciudadana, el tiempo es siempre un tiempo ganado, nunca perdido, porque al final los plazos permitirán una mayor y mejor aportación de todos y que todos hagan suyo el documento final".

Una nueva realidad


El actual Reglamento Orgánico de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Santa Cruz fue aprobado el 21 de marzo de 2005 y modificado con posterioridad los años 2007 y 2009.

Desde su última modificación se han aprobado diversas normas con rango de ley, que hacen obligatoria una revisión total del documento, al objeto de incorporar al mismo esas novedades legislativas. Entre las normas aprobadas se encuentran la Ley 19 Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno; la Ley 12/2014, de 26 de diciembre, de Transparencia y de Acceso a la Información Pública; la Ley 7/2015, de 1 de abril, de los Municipios de Canarias o la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Además, en la última década se ha producido un notable incremento de la demanda ciudadana de participación en la toma de decisiones públicas, así como de información relativa a los objetivos y actuaciones llevadas a cabo por las diferentes administraciones. Del mismo modo, el desarrollo de nuevas tecnologías están modificando la forma con la que la Administración pública se relaciona con la ciudadanía, aspectos todos a tomar en consideración para abordar una necesaria revisión.