Historiadores, investigadores, arqueólogos y artistas se suman al Consejo Municipal de Patrimonio Histórico de Arona

El Salón de Plenos acoge la constitución de este órgano consultivo, que se reunirá tres veces al año para asesorar sobre medidas de protección, restauración y difusión del patrimonio local

Pepe Rodríguez 30 de julio de 2017

El Salón de Plenos del Ayuntamiento de Arona ha acogido el (27 de julio) la constitución del Consejo Municipal de Patrimonio Histórico, un órgano consultivo en el que reputados historiadores, arqueólogos, antropólogos, artistas e investigadores, todos nacidos o vinculados estrechamente con el municipio, ofrecerán asesoramiento y recomendaciones para avanzar en la protección, restauración y difusión del amplio patrimonio de este municipio del sur tinerfeño. "Contaremos con un consejo de sabios que nos ayudará a que, en cualquier actuación o planeamiento, la protección de nuestro legado sea una prioridad".

Así lo destaca el alcalde de Arona, José Julián Mena, quien asistió a la primera reunión de este Consejo acompañado del concejal de Patrimonio Histórico, Urbanismo y Ordenación del Territorio, Luis García, que ostenta la presidencia efectiva. Además, forman parte de este órgano asesor las concejalas de los grupos municipales de Coalición Canaria, Clara Pérez, y de Partido Popular, Águeda Fumero.

Conforman esta institución personas muy ligadas al estudio, investigación y defensa del patrimonio del municipio, caso de la doctora en Historia Carmen Rosa Pérez Barrios, el artista Yamil Omar Walls, el director del Centro de Profesorado de Tenerife Sur, Marcos Antonio Méndez Oramas; el profesor de Antropología Social de la ULL, Ramón Hernández Armas; el arqueólogo Carlos Javier Perdomo Pérez y el profesor de Filología Latina de la ULL, José Antonio González Marrero.

Además, está contemplada la participación de dos asociaciones culturales del municipio de Arona y podrán asistir a las sesiones expertos en cada materia que se eleve al debate y estudio del Consejo.

"Arona posee una identidad histórica como pueblo basada en singularidades que la ciudadanía reconoce como propias, que perviven a pesar de los avatares del tiempo. Nos corresponde a todos, especialmente a la Administración local, velar por la utilización racional de los recursos patrimoniales, así como su protección, mejora, restauración, y, en la medida de lo posible, la divulgación y puesta en valor del patrimonio histórico artístico", explicó Luis García.

El Consejo se rige por un Reglamento, aprobado por el Pleno en febrero de este año y en vigor desde el mes de abril, en el que se recogen las actuaciones de competencia municipal y de colaboración con las demás administraciones públicas en la tutela de los bienes históricos, en conformidad con la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias de 1999, la cual establece también la posibilidad de creación de estos consejos municipales como órganos asesores de la Administración local.

Las funciones de este Consejo incluyen asesorar en las cuestiones que, en materia de Patrimonio Histórico, sometan a su consideración los órganos del Ayuntamiento o cualquier persona física, jurídica, pública o privada; conocer e informar sobre los proyectos de arquitectura, pintura, escultura o urbanísticos que se desarrollen a nivel general y que afecten al conjunto histórico artístico o a los bienes públicos catalogados, así como de aquellas actuaciones relacionadas con el patrimonio arqueológico que se desarrollen en Arona.

Además, el Consejo informará sobre los proyectos de normativas e instrumentos de planteamiento u ordenación que afecten al patrimonio histórico; promoverá actuaciones con otras administraciones públicas y con los cuerpos y fuerzas de seguridad para coordinar la defensa del patrimonio histórico y la lucha contra el expolio.

Asimismo, impulsará actividades de divulgación e información sobre el patrimonio histórico de Arona; formulará recomendaciones a la Administración municipal relativas a la adopción de acciones y medidas conducentes a la mejor conservación; velará por la protección y difusión del patrimonio histórico documental y archivos de la ciudad, y propondrá la realización de estudios e investigaciones de interés para el mejor conocimiento del patrimonio.

Las sesiones ordinarias del Consejo Municipal se celebrarán tres veces al año, en los meses de marzo, julio y noviembre. Además, podrá reunirse en sesiones extraordinarias cuando el presidente las convoque por propia iniciativa o a solicitud de una tercera parte de sus miembros. Los miembros del Consejo no tendrán retribuciones ni percibirán dietas por asistencia.