Cabildo y Casa África exponen 'Artivismo', una muestra sobre el influjo del arte contra el apartheid sudafricano

La Tienda de TEA Tenerife Espacio de las Artes exhibe una colección 28 carteles que muestran esta lucha contra la segregación racial

Pepe Rodríguez 30 de julio de 2017

Cabildo y Casa África exponen 'Artivismo', una muestra sobre el influjo del arte contra el apartheid sudafricano
Presentación de la exposición

. El Cabildo Insular, a través del área de Acción Exterior, y Casa África presentaron hoy [jueves 27] en la Tienda de TEA Tenerife Espacio de las Artes la exposición de cartelería denominada Artivismo que muestra el papel que jugó la cartelería y la música en la lucha contra el apartheid (segregación racial) sudafricano a finales de la década los 70. La importancia de la exposición radica en su capacidad de analizar esta etapa histórica. La muestra estará abierta hasta el 10 de septiembre

La consejera de Acción Exterior, Delia Herrera, y la secretaria general de Casa África, Arianne Hernández, inauguraron esta exposición en un acto al que también asistió el director del Área de Cultura de Casa África, Juan Jaime Martínez. En su intervención, Delia Herrera dijo que esta exposición es fruto de un convenio de colaboración entre el Cabildo y Casa África y se integra en la estrategia Isla Forum, que busca estrechar lazos entre la Isla y otros territorios a través de la cultura. En este caso, hizo hincapié en la necesidad de que esta exposición sirva de reflexión sobre la necesidad de concienciar contra el racismo y en defensa de los derechos humanos.

Por su parte, la secretaria general de Casa África indicó que esta muestra está comisariada por Estefanía Pereira y en ella ha colaborado el Archivo Histórico de Sudáfrica (SAHA). Añadió que la exposición permite constatar la importancia que los activistas sudafricanos dieron a la cartelería como instrumento para movilizar y concienciar a la población contra el régimen racista.

La cartelería constituía un medio de comunicación que llegaba a todos los grupos sociales, dando así expresión visual a las demandas del pueblo: exigir la liberación de los presos políticos, recordar a los asesinados en la lucha y protestar contra un sistema discriminatorio e injusto. La exposición consta de 6 apartados: educación, mujeres, presos políticos, reivindicaciones, trabajadores y música.

Para mantener sometida a la población africana nativa, el Estado controló el sistema de educación orientándolo hacia la ideología y los fines del apartheid. Asimismo, la posición de las mujeres durante el régimen del apartheid estaba subordinada además de por el género, por las relaciones de clase y el racismo. Sobre los presos políticos, el Gobierno tomó medidas extremas para acabar con cualquier oposición, pudiendo arrestar a cualquier persona sin juicio previo, lo que condujo a un aumento considerable del número de detenidos.

Las principales reivindicaciones de la población sudafricana desde el establecimiento del apartheid fueron el derecho al voto, los traslados forzosos y la insurgencia militar de la década de los 80. Dentro de esa sociedad segregada, el trabajo cualificado se reservaba a los empleados blancos. En esta tesitura, la música tenía un poder liberador. Como decía Nelson Mandela, "la política puede verse fortalecida por la música, pero ésta tiene un poder que desafía al de la política".