Esto es lo que no puede faltar en tu botiquín de verano

En función de las personas que viajen juntas y del destino elegido, será necesario contar con una serie de medicamentos y materiales que puedan sacarnos de más de un apuro en caso de que se produzca algún pequeño accidente que no revista gravedad.

Nacho Arribas 10 de julio de 2017

Durante el período estival comienzan los preparativos para las ansiadas vacaciones de verano y en la lista de pertenencias que copan nuestro equipaje no deberíamos olvidar incluir un botiquín básico.

Como señala la Dra. Cecilia Almuiña Tojo, directora de International Medical Institute de Vithas Internacional, "los cambios en el estilo de vida que acontecen durante los viajes pueden propiciar la aparición de determinados trastornos y dolencias típicos del período estival". Preparar un botiquín de viaje, así como un kit de primeros auxilios, que cubra las necesidades más básicas y se ajuste a las características de los posibles usuarios, puede resultar muy útil.

En este sentido, cabe destacar las principales afecciones que pueden sufrir los viajeros. "Las quemaduras solares suelen ser de las más frecuentes, por ello es importante incluir en nuestro equipaje, no solo protectores solares como material imprescindible para un bronceado saludable, sino además productos de hidratación para aplicar tras la exposición solar", afirma la especialista. Además, pueden ser comunes los traumatismos leves, como las contusiones, torceduras o golpes, las rozaduras, las picaduras de insectos, los trastornos digestivos y las afecciones cutáneas. Si viajamos con niños es importante tener en cuenta también sus necesidades y, como apunta la Dra. Almuiña, "tener en cuenta la posibilidad de que padezcan mareos en coche o en el medio de transporte en el que nos desplacemos".

¿Qué debe contener tu botiquín de viaje?

Como afirma la Dra. Almuiña, "el contenido debe adaptarse a cada viajero y destino, por ello es fundamental conocer las particularidades del paciente y las del lugar al que nos desplazamos por si fuera necesario vacunarse previamente o llevar algún tipo de 2 medicación preventiva, algo que se puede valorar con el médico de familia".

En líneas generales, un botiquín básico de viaje ha de contener:

- Gasas estériles, algodón, tiritas, esparadrapo, pinzas, tijeras y guantes que nos permitan curar posibles heridas.

- Agua oxigenada, alcohol 96º y/o solución yodada desinfectante.

- Vendas elásticas por si se producen torceduras.

- Termómetro clínico.

- Antiinflamatorios y analgésicos.

- Pomadas para tendinitis y traumatismos.

- Protección solar, hidratante y loción aftersun.

- Repelente para prevenir las picaduras de insectos.

- Cremas para el tratamiento de picaduras o quemaduras.

- Suero para rehidratación oral por si se padece algún trastorno digestivo.

El botiquín ha de mantenerse en condiciones adecuadas de luz y temperatura: "es recomendable guardarlo en un lugar fresco y seco y fuera del alcance de los niños", aclara la Dra. Almuiña.

Como último consejo, la especialista recomienda no mezclar los envases de los medicamentos, conservar los prospectos y revisar con cierta frecuencia la fecha de caducidad.