Semillas imprescindibles para los meses de frío

Con la llegada del frío en el otoño, nuestro organismo requiere que cubramos otras necesidades diferentes. Es una época en la que las defensas están más bajas y necesitamos fortalecerlas para que nuestra salud no se resienta. Nos lo cuenta Knowi. 

Lorena Pérez 24 de octubre de 2016

Y los granos completos son unos estupendos aliados para fortalecer nuestro organismo. Cuando hablamos de granos completos nos referimos a las semillas de diferentes grupos de granos, como el trigo, maíz, arroz o avena y que conservan las tres partes que los componen. El grano está compuesto por el salvado, la capa externa que recubre la semilla, el endospermo, la parte media del grano que proporciona la energía a la semilla y el germen, parte interna del grano que aporta múltiples nutrientes.

La consultora en nutrición y salud integral, Rocío Río de la Loza, explica en la web de salud Knowi, qué tipos de granos podemos consumir en otoño, qué beneficios nos aportan y de qué forma podemos consumirlos.

Los mejores granos que se aconsejan para el otoño son el amaranto, alforfón (o trigo sarraceno), mijo, arroz integral, maíz y trigo debido a su perfil nutricional y a su sabor. Muchos de estos granos, a excepción del trigo, son cereales sin gluten que pueden ser consumidos por personas con celiaquía o sensibilidad al gluten siempre y cuando estén certificados como tal, nos explican desde Minfood, tienda y portal online de expertos en alimentación sin alérgenos.

Los granos completos son bajos en grasa, altos en fibra, y una excelente fuente de carbohidratos complejos, aminoácidos (proteína de origen vegetal), vitaminas, minerales, fitonutrientes y antioxidantes. Los granos completos tienen sabores profundos con toques a nueces y semillas. Además, te mantienen saciado por más tiempo.

El consumo de granos completos disminuye el riesgo de padecer enfermedades crónicas como artritis, diabetes tipo 2, ataques del corazón, presión arterial elevada, desórdenes digestivos, obesidad y hasta cáncer. Reducen el colesterol "malo" y promueven una buena digestión. Un complemento estupendo para afrontar estos meses de frío que están llegando.