Beneficios de la harina de frijoles blancos para tu nutrición y salud

La proteína faseolamina reduce la absorción de carbohidratos - lo que es beneficioso para las dietas de adelgazar y para control de diabetes - y solo se preserva en la harina de frijoles blancos. Conoce los beneficios de la harina hecha de esta leguminosa.

Fernanda Guerzoni 31 de octubre de 2013

Los frijoles blancos son ricos en una proteína llamada faseolamina que inhibe la absorción de carbohidratos en aproximadamente 20%, es decir, reduce considerablemente las calorías ingeridas y ayuda a bajar de peso. Esta propiedad solo es conservada en la harina que no es sometida al calor para ser producida.

Los frijoles bancos también aportan minerales como calcio, hierro, potasio, así como vitamina E y K. Otra gran ventaja es que este tipo de harina no tiene gluten, siendo apta para celiacos.

¿Cuáles son los beneficios de la harina de frijoles blancos?

Adelgazamiento: según un estudio realizado por la Universidad de California en Estados Unidos, personas con obesidad que ingirieron una ración diaria de la referida harina perdieron 1,7kg más de los que no la consumieron. Este resultado se debe a varios factores muy importantes en cualquier dieta de adelgazar:

Reducción de la absorción de carbohidratos: como dicho anteriormente, la harina reduce en un 20% la absorción de los carbohidratos consumidos con ella, lo que reduce también las calorías de la comida, equilibrando la formula de adelgazamiento, que consiste en tener un número mayor de calorías quemadas que consumidas.

Aumenta la saciedad: rica en fibras, la harina de frijoles blanco forma un gel en el bolo alimentar que deja la absorción de glucosa y colesterol más lentas, lo que mantiene el estomago lleno por más tiempo. Este mecanismo permite que el consumo de comida sea menor, lo que te ayuda adelgazar.

Reduce el depósito de grasas: como la proteína faseolamina reduce la conversión de almidón en glucosa y sus fibras hacen más lenta la absorción del resto del azúcar, se evita los picos glucémicos en la sangre. Sera producida menos insulina, hormona responsable por colocar glucosa para dentro de las células y relacionado con el depósito de grasas en los tejidos adiposos.

Controla la glucemia: es posible también prevenir el diabetes tipo 2, ya que el exceso de insulina que circula por el cuerpo puede ocasionar una tolerancia de algunos tejidos y órganos a esa hormona. Sera necesario cada vez mas insulina para almacenar en las células la misma cantidad de glucosa, lo que puede llegar a un cuadro de resistencia a insulina, condición que predispone a la diabetes.

La harina de frijoles blanco también ayuda a mejorar el funcionamiento del intestino, refuerza el sistema de defensa y reduce el colesterol.

La cantidad recomendada de la harina de frijoles blancos es de 5 gramos diarios, lo equivalente a una cuchara pequeña de café, diluida en agua y consumida 30 minutos antes de la comida y cena. El consumo de la harina no puede exceder los 30-40 días ya que puede perjudicar la absorción de algunos minerales.

¿Cómo preparar la harina de frijoles blancos en casa?

Es muy sencillo, compre frijoles blancos crudos, lave y coloque para secar al sol o en un papel absorbente. Después de seco, triture en la licuadora o un procesador para que la harina sea más fina. Cole y guarde en un recipiente de vidrio, guarde hasta 30 días en la nevera. 

En ninguna hipótesis debes ponerlo en el horno ya que perdería sus beneficios.