Recetas que dan alegría para combatir el otoño

El otoño ya llegó y con él los cambios de temperatura, los estados de ánimo bajones y los virus. Lo que se dice una fiesta. Pero como somos lo que comemos, la alimentación puede ayudarnos a combatir los daños colaterales de la época otoñal. Y desde Cocinario.es, comunidad de cocina on line, nos desvelan algunas recetas para hacer el otoño más alegre y sabroso. No te pierdas detalle, que arrancamos.

Que.es 30 de septiembre de 2014

Siguiente Recetas que dan alegría para combatir el otoño

PAN CASERO CON FRUTOS SECOS: La alegría en este caso (y también la energía) nos la proporcionan los frutos secos en general y especialmente las nueces. Y además, está delicioso.

INGREDIENTES (según la receta de Cocinario)

- 500 gramos de harina

- 250 gramos de agua

- Una o dos cucharaditas de sal 

- Frutos secos al gusto (en esta receta se han añadido avellanas, pasas, albaricoques secos, nueces, todo troceado)

- 10 gramos de levadura fresca panadería

ELABORACIÓN: Quienes ya sepan hacer pan solo tendrán que añadir frutos secos al gusto a su receta; para el resto, aquí van estos sencillos pasos:

Lo primero es poner en un bol la harina formando un volcán y añadir en el interior la sal y el azúcar, la levadura (que previamente habremos disuelto en un poco de agua templada) y el agua, y  a continuación iremos mezclando hasta que todo se haya unido. Luego, lo dejamos reposar diez minutos.

Pasado ese tiempo, volvemos a amasar la masa durante otros diez minutos, tras los cuales iremos añadiendo los frutos secos y amasando hasta que se mezclen completamente.

Entonces se hace una bola con la masa y la dejamos en un cuenco untado de aceite, donde lo taparemos con un paño y lo dejaremos reposar otra vez mínimo una hora, hasta que la masa suba. 

Una vez subida, en una superficie lo más parecida al mármol la apretaremos y le daremos la forma deseada. Y de ahí, a la bandeja que meteremos en el horno dentro de una hora, puesto que hay que dejarla reposar otra vez y de nuevo tapada con un paño.

Cuando haya pasado el tiempo y el pan haya doblado su volumen, se hacen unos cortes y se espolvorea con un poco de harina.

Finalmente, metemos la masa en el horno, previamente precalentado a 240º y en el que también introduciremos un cuenco o bandeja con agua; transcurridos diez minutos, se baja la temperatura a 200-210 durante 40minutos... ¡y listo!