Miguel Carballeda (izquierda), presidente de la ONCE