Una expedición sin barreras

El Curso Superior de Montañismo para Ciegos y Adaptado de la Fundación UNED prepara una expedición para junio con personas con diversas discapacidades al segundo pico más alto de Noruega. Sus protagonistas contaron en el programa de radio de Vidas Insuperables, esta aventura de altura.

Vidas Insuperables 8 de mayo de 2018

Hacer cima en el Glittertind, el segundo pico más alto de Noruega. Este es nuevo reto del Curso Superior de Montañismo para Ciegos y Adaptado de la Fundación UNED, que prepara para junio una expedición con personas con diversas discapacidades.

Por los micrófonos del programa de radio de Vidas Insuperables, que cada lunes se emite en Gestiona Radio de 20.30 a 21 horas, han pasado varios protagonistas de esa expedición, donde no hay límites, como ya demostraron el pasado año al alcanzar la cumbre del Galdhopiggen, en Escandinavia.

Francisco Javier Bueno Sequera (Madrid) es el director del curso y responsable del Grupo de Montaña de la ONCE en Madrid, además de traductor de braille, entre otras muchas facetas.

Lleva 24 años de práctica continuada de guiado de ciegos en montaña. Ha llevado a cabo 16 expediciones de montañismo para ciegos realizadas en Andes, Alpes franceses e  italianos, Cáucaso, Atlas, Alpes Escandinavos, Olimpo, Ararat y Kilimanjaro.

Los orígenes del montañismo adaptado

'Francis' recuerda que el Grupo de Montaña de la ONCE comenzó su labor en 1989 en el Colegio de Niños Ciegos de la ONCE de Madrid. Fundado por el Doctor Carrascosa, estuvo bajo su mando hasta el año 2004.

Fue entonces cuando se creó el guiado con barra direccional y se desarrollaron las técnicas más  avanzadas de una modalidad deportiva que sólo se hace en España. En ese contexto, se llevaron a cabo hasta 18 expediciones adaptadas, de las cuales Bueno estuvo en 10 de ellas.

"A partir de 2004, quedamos un grupo de veteranos que nos habíamos formado en montañismo adaptado. A mi ofrecieron ser coordinador del Grupo de Montaña de la ONCE de Madrid y a la vez que continuábamos con las actividades de base de media y baja montaña, seguíamos haciendo alguna expedición por nuestra cuenta y formando a gente que veíamos que tenía capacidad para ello", explica.

En ese contexto, en 2012, se publica el Manual de Guiado para Ciegos de Montaña, "algo que era completamente necesario". "Poco a poco esta disciplina iba siendo más conocida fuera de la ONCE y dos años después, pensé que era el momento de generalizar estas enseñanzas y hacerlas extensibles a todos los montañeros que quisieran. Así, fue como la Fundación UNED creyó en este proyecto y se comenzaron  a dar los cursos".

El experto guía apunta que "al de primer nivel es al que más gente va. No van sólo montañeros, también asiste gente del turismo rural y personas que quieren aprender a tratar a personas con discapacidad visual. Después llegó el segundo nivel de guiado de personas ciegas en montaña hasta que, el pasado año, se hizo la primera edición del curso superior, al que fueron 8 alumnos y que tiene 6 meses de duración, con contenidos muy intensivos en todos los ámbitos".

En el ese marco,  la prueba práctica final del curso superior se planteó como una expedición al Galdhopiggen, el pico más alto de Escandinavia y  que nunca había hecho un grupo de montañismo adaptado.

Complicidad y compañerismo

Nuria Serrano Pelayo (Madrid) es una de las guías videntes más expertas del Grupo de montaña de la ONCE. Ha participado en 4 expediciones internacionales de montañismo para ciegos, entre ellas la de la primera edición del Curso Superior de Montañismo para Ciegos y Adaptado.

Como voluntaria de apoyo a la expedición docente, explica la experiencia: "en la expedición formativa, tú haces la labor de guiado. Los veteranos vamos de apoyo a los alumnos, ayudándolos en todo lo que podemos".

Para Francis, la "experiencia de convivencia es increíble. El montañismo es un deporte muy particular. En primer lugar, porque tiene un límite de edad muy amplio, procedencias y profesiones de todo tipo y a eso hay que sumar la característica integradora de ir con personas con diversas discapacidades. Durante los 6 meses del curso hacemos equipo humano".

Mario Martín Soler (Madrid),  es practicante de senderismo y baja y media montaña desde hace años, y ha participado en carreras por montaña y maratones urbanas. Actualmente se está formando en varias disciplinas del montañismo, entre ellas la escalada. Es miembro del Grupo de Montaña de la ONCE de Madrid desde hace unos meses, en el que participa como guía novel. Se estrenará en su primera expedición de montaña y de Montañismo para Ciegos y Adaptado durante esta edición del Curso Superior.

 "Una gran familia"

Para Mario, la montaña era su hábitat natural  pero nunca se había planteado hacer montañismo. "En la montaña siempre me he encontrado muy bien, donde me hallaba a mí mismo. Había disfrutado en soledad ese componente místico, pero me apetecía incorporar personas a mi alrededor y conocerla, como me permite este curso".

Mario asegura que "en el curso se aprende mucha tecnificación", pero destaca que lo más importante es que "es una gran familia, que te aporta a nivel afectivo y técnico. La relación que se establece tan cercana con los compañeros es fantástica y, en especial, la  vinculación que se crea con los compañeros ciegos. Hay momentos en que no te das cuenta de esa discapacidad visual. Es una manera muy positiva de vivir la montaña.

Nuria resume esa relación con el resto de componentes: "complicidad, generosidad, compañerismo. La montaña te aporta a tu forma de ser". Por ello, espera que la expedición a Noruega del próximo mes de junio "se culmine con éxito. El esfuerzo físico, familiar y económico es muy grande, por lo que esperamos traernos la cumbre hecha", señala esta experta montañera. "Lo importante es el curso y el transcurso del curso. Hacer cima es accesorio en este caso, en una expedición docente adaptada", apunta 'Francis'.

Los peligros

La aventura también conlleva momentos peligrosos, en las que la naturaleza saca a relucir su propia fuerza. Francis hace memoria de algunas de las actuaciones más complejas por las que ha pasado en la montaña.

"La situación más traumática que he vivido han sido en algunas de las expediciones de la ONCE, en 1998, con un rescate en el Elbrus, y en el año 2001, con un rescate con fallecidos en el Cotopaxi. Lo que recuerdo cuando pasa todo es que ves el escenario en el que se sucede eso, el que amas, pero ahí te encuentras con la muerte. Es un gran contraste".

Al respecto, Bueno indica que "a priori, visto desde fuera, podríamos ser un grupo propicio para que ocurriera algo, pero hay muchos años de formación en seguridad por detrás para llegar a estas expediciones y, por fortuna, nunca ha pasado nada". "Hay que seguir formándose día a día para que la montaña sea segura porque nunca existe el riesgo cero", agrega Mario.

Próxima edición del curso de iniciación

Precisamente, ya está abierta la inscripción para la edición número 13 del curso de iniciación. Como alumno, Mario anima a todos los amantes de la montaña, invidentes o no, a que se apunten en los cursos, porque "en todos los niveles tienes una experiencia inolvidable".

La radio que se puede leer

El programa de radio de Vidas Insuperables, que cada lunes se emite en Gestiona Radio, de 20.30 a 21 horas, es el primero que es accesible para las personas sordas.

Gracias a un acuerdo con el Club de Subtituladores de la Fundación Vodafone, el podcast de nuestro programa de radio se puede leer en el Canal de Youtube de Vidas Insuperables.