OPINIÓN | Miremos a los ojos de la gente

Editorial de Arturo San Román, director de la edición impresa de QUÉ!, en el número 1757.

Arturo San Román 22 de febrero de 2018

OPINIÓN | Miremos a los ojos de la gente
Foto: Pixabay

Incluido en el número 1757 de QUÉ! en papel. Podrás leer la edición completa aquí.

Las redes sociales conforman un entramado que facilita la interrelación entre personas y consiguen que trasciendas a tu entorno. En las redes sociales no hay fronteras, han conseguido reducir el mundo a una plaza de pueblo. Han dado voz a los que antes no la tenían, y la unión de las individualidades ha creado grandes fuerzas sociales provocando importantes cambios sociales.

Pero lo que solo tenía que ser una herramienta, lo hemos convertido en una forma de vida. Empleamos las redes para conformar una vida paralela a la real. Buscamos el reconocimiento a través de los "me gusta" y sacamos pecho con la cantidad de "amigos" que tenemos en Facebook o los cientos de seguidores de Linkedin.

Seguimos en redes a personas que solo conocemos por juntar caracteres que suenan bien. Consumimos información sin importarnos su fuente, no analizamos los contenidos, no reflexionamos, somos rápidos e impulsivos. Y a todo esto no le damos ninguna importancia, porque lo que realmente tiene valor es la respuesta de mis iguales en la redes a mis actuaciones.

Hace años bastaba que "lo dijese la radio o la TV" para darle naturaleza de verdad incontestable, hoy la verdad incontestable es "lo he leído en Internet".

Y en todo este proceso cada día volcamos nuestra vida en la Red, no solo nuestra parte pública, también la privada e incluso nuestra vida íntima. Y además para siempre y al alcance, casi, de cualquiera.

Es importante que reflexionemos sobre la necesidad que tenemos de que la Red vuelva a ser una herramienta, y que nuestra vida social la desarrollemos con el que tenemos al lado.

En vez de mirar constantemente el teléfono, miremos a los ojos de la gente.