Más de 250.000 sirios han huido de sus hogares en lo que va de 2018 por el aumento de la violencia

"En las últimas 48 horas se han intensificado los bombardeos en toda la región", afirma Save the Children.

Servimedia 7 de febrero de 2018

Miles de niños sirios están en peligro extremo por el aumento de los combates en el enclave de Idlib (Siria), según alerta Save the Children. La ONG denuncia que en las últimas seis semanas más de 250.000 personas han huido de sus hogares por el repunte de la violencia en el país.

Es más, según alertó este miércoles la organización humanitaria, "en las últimas 48 horas se han intensificado los bombardeos en toda la región, con ataques mortales en áreas civiles". Este martes fue atacado un campamento en el que se habían refugiado miles de personas en busca de seguridad, según informan las organizaciones con las que Save the Children trabaja. Más de 30 colegios donde interviene la ONG en el área han tenido que cerrar temporalmente por seguridad.

Es el caso de Samer, que se desplazó internamente hace seis semanas huyendo de la violencia junto a su familia y ahora vive en el campamento de Atmeh, en el extremo norte de Idlib. Su familia quedó atrapada en el bombardeo de este martes y explica que sus cuatros hijos están aterrorizados.

"A las 10 de la mañana, estábamos sentados en las tiendas y escuchamos la primera bomba. Cuando salimos nos dimos cuenta de que estaba a 70 metros de donde nos encontrábamos. La segunda bomba cayó a 100 metros y la tercera cerca de un cruce a nuestro lado. Seis personas fueron asesinadas en el campamento, entre ellas hay dos niños. Estaban sentados alrededor de una estufa cuando de repente una bomba cayó sobre ellos. Las personas mayores y los niños están aterrorizados y en constante estado de pánico. Todos los niños abandonaron el campamento por miedo. Es una situación desesperante", cuenta Samer.

"No tenemos estufas, ni carbón, y ahora es invierno. La gente no puede aguantar las bajas temperaturas, estamos en las montañas y hace mucho frío. Si tuviésemos recursos compraríamos tiendas de campaña y las montaríamos solos, pero no hay dinero, no hay nada", lamenta.

¿DÓNDE VAN?

Sonia Khush, directora de la respuesta de Save the Children en Siria, alerta: "La situación en Idlib ha ido de mal en peor. Hemos visto un aumento serio de los ataques que se han cobrado decenas de vidas en los últimos días. Los niños y sus familias huyen con la esperanza de encontrar seguridad y ayuda, pero ahora las bombas los están persiguiendo incluso en los campamentos y hospitales. Se están quedando sin lugares a donde ir".

"Necesitamos ver un alto el fuego inmediato en Idlib y en toda Siria, para que los suministros humanitarios lleguen a todos los necesitados. Más de un cuarto de millón de personas han huido de sus hogares en las últimas seis semanas, y cada día hay más personas muriendo o huyendo", concluye.