El Comité para la Prevención del Tabaquismo arremete contra el dispositivo electrónico IQOS de Philip Morris

El comunicado afirma "es necesario y urgente adecuar su fiscalidad a la del cigarrillo convencional".

Servimedia 6 de febrero de 2018

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), integrado por más de 30 sociedades científicas y asociaciones profesionales del ámbito sanitario, arremetió este martes contra el nuevo producto de la multinacional tabaquera Philip Morris, conocido comercialmente como IQOS y cuya principal novedad es que calienta el tabaco en vez de quemarlo, porque "no está demostrado" que sea menos nocivo que el cigarrillo tradicional, tal y como asegura la compañía.

El CNPT explica en un comunicado que "el IQOS es un producto de tabaco, y, como tal, contiene nicotina y otras sustancias tóxicas. Aunque algunas de estas sustancias estén en menor concentración que en el cigarrillo de combustión, eso no impide considerar el uso del IQOS como un riesgo para la salud. De hecho, no existen evidencias sólidas que avalen la seguridad de este producto ni su eficacia como estrategia de reducción de daños".

Por ello, considera que "el dispositivo IQOS debe someterse a las mismas prohibiciones en cuanto a su uso en espacios públicos cerrados, y en cuanto a su publicidad y promoción. La prohibición de la publicidad y promoción debería aplicarse no solo a los cigarrillos IQOS (Heatsticker), sino también al dispositivo electrónico en sí, dado que su única finalidad es la de consumir este tabaco sin combustión".

Además, considera que "ante los riesgos existentes y la ausencia de evidencia científica que avale su utilidad como método de reducción de riesgo, lo más adecuado es no recomendar tampoco el uso de este nuevo producto de tabaco como alternativa al cigarrillo clásico", y asegura que "es necesario y urgente adecuar su fiscalidad a la del cigarrillo convencional".