Casi 44 mil menores pidieron ayuda en España por problemáticas asociadas a las nuevas tecnologías en tan sólo un año

Sexting, grooming, ciberbullying, violencia de género o entre iguales... los menores esperan de media 1 año antes de decidirse a pedir apoyo

A la hora de regalar a los menores un dispositivo móvil más que pensar en cuál es el ideal, los padres deberían hacer énfasis en cómo pueden ayudarles a hacer un uso responsable de esta tecnología

Siete de cada diez niños de 12 años ya tiene un smartphone, a los 14 años, casi el 93% lo tienen

Arturo San Román 12 de enero de 2018

Los dispositivos móviles han vuelto a ser uno de los regalos estrella durante las pasadas navidades. Y es que, según el INE, casi el 70% de los niños de 12 años ya tiene un smartphone. A los 14 años son casi el 93%.

"Sin embargo, más que pensar en qué tipo de dispositivo es el ideal, la toma de decisiones debería verse marcada por cómo los padres pueden ayudarles a hacer un uso responsable de esta tecnología. La tendencia es que los padres reconocen que ellos también tienen que estar preparados para regalar un móvil a sus hijos; son conscientes de que son el mejor control parental. Los padres, con el consentimiento y previo acuerdo con los hijos, revisarán el contenido, haya sido este eliminado o no por el menor y sin necesidad de disponer de su móvil, no porque no confíen en ellos, sino para enseñarles a utilizarlo bien. Parental Click facilita esta labor a los padres, dedicándole tan sólo 10 minutos a la semana", afirma Pedro Valle, fundador de Parental Click.

Principales riesgos a los que se exponen los menores: sexting, grooming, ciberbullying, violencia de género o entre iguales...

Los menores esperan de media 1 año antes de decidirse a pedir apoyo

Sólo en 2016, la organización sin ánimo de lucro Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo) recibió un total de 43.909 llamadas relacionadas con las problemáticas asociadas a las nuevas tecnologías, de las cuales 5.967 requirieron orientación especial de un psicólogo, un abogado o un trabajador social. La tendencia es que cada día se reciben más llamadas y que el tiempo que transcurre hasta que se deciden a pedir apoyo sigue siendo muy largo.

Estas cifras ponen de manifiesto los peligros a los que los niños y adolescentes están expuestos diariamente y muy especialmente con su móvil: sexting (difusión o publicación de contenidos de tipo sexual desde un dispositivo móvil), grooming (abuso sexual a través de la red), ciberbullying o violencia de género.

Fundación ANAR y Parental Click firman un convenio de colaboración por una vida online segura de niños y adolescentes

Ante estas situaciones, Parental Click y Fundación ANAR han firmado un acuerdo de colaboración en pos de ayudar a los menores y sus familias en que tengan una relación más segura y saludable con la tecnología.

Así, Parental Click es una herramienta de acompañamiento dirigida a todos aquellos padres que quieren conocer de forma transparente el uso que hacen sus hijos de los teléfonos móviles. "El objetivo es aprovechar la oportunidad que les da los primeros móviles para enseñarles a tomar decisiones y a elegir sus caminos también en su vida digital. Guiarles y establecer límites a la vez para que desarrollen conductas responsables en su uso de la tecnología" indica su fundador, el abogado Pedro Valle.

El sistema de Parental Click combina los tres elementos jurídicos indispensables. Patria potestad, interés superior y consentimiento válido del menor con el fin de legalizar la supervisión del dispositivo móvil de su hijo/a.

"Actualmente en España, más de un millón de padres espían a sus hijos en Internet, pese a sentir que no están haciendo lo correcto. Desde Parental Click queremos desarrollar un entorno donde los padres acompañen y sepan cómo educar a sus hijos en el buen uso de las nuevas tecnologías y así puedan construir una huella digital que sume para su futuro.", señala Valle.

Prevenir peligros y compartir inquietudes

Con los Smartphones, se continúa con la tarea educativa que es llevada a cabo día a día. Sin duda, vale la pena insistir en que es una oportunidad para fomentar la confianza y enseñar a los jóvenes a disfrutar de su juventud y a afrontar dificultades que sin duda irán surgiendo en su camino.