Mujeres y niños quemados vivos, violaciones o un embalse lleno de cuerpos sin vida: testimonios de los niños rohingya

Un nuevo informe de Save the Children muestra el horror de la crisis de los rohingya a través de los relatos de niños y madres

Arturo San Román 16 de noviembre de 2017

Mujeres y niños quemados vivos, violaciones o un embalse lleno de cuerpos sin vida:  testimonios de los niños rohingya
Campameto rohingya

Un nuevo informe publicado hoy por Save the Children refleja las experiencias escalofriantes de niños y niñas rohingya que han huido de sus hogares en Myanmar.

El informe "Horrores que nunca olvidaré" muestra la violencia sistemática, la violación y los desalojos forzosos que han sufrido los más de 600.000 rohingya que han llegado a Bangladesh desde el 25 de agosto de este año. De ellos, casi el 60 por ciento son niños.

Entre ellos se encuentra Shadibabiran*, de 16 años, que ha contado su experiencia a trabajadores de Save the Children en Bangladesh: "Algunos soldados nos llevaron a otras dos chicas y a mí a una casa. Me golpearon en la cara con un arma, me dieron patadas en el pecho, en los brazos y las piernas. Luego fui violada por tres soldados. Me violaron durante casi dos horas y en algún momento me desmayé". Los soldados le rompieron una costilla: "Fue muy doloroso y apenas podía respirar. Todavía tengo dificultad para respirar, pero no he ido al médico porque me siento muy avergonzada".

Rehema *, de 24 años, cuenta cómo los soldados quemaron vivos a una mujer y a un bebé: "Vi a un soldado verter gasolina sobre una mujer embarazada. Luego le prendió fuego. Otro soldado arrancó a un bebé de los brazos de su madre y lo arrojó al fuego. Su nombre era Sahab* y ni siquiera tenía un año. Nunca olvidaré sus gritos".

Hosan*, de 12 años, huyó de su pueblo hacia Bangladesh después de que el ejército atacase a sus vecinos con machetes. En el camino, Hosan entró en un pueblo abandonado con la esperanza de hallar algo de comida o agua, y finalmente encontró un embalse. "Cuando me acerqué, vi al menos 50 cadáveres flotando en él. No puedo olvidar el olor de las casas en llamas o la imagen de los cuerpos hinchados", cuenta Hosan.

"Casi todos los niños con los que hemos hablado han visto y experimentado cosas que nadie debería vivir. Nos han hablado de masacres, de violaciones múltiples y de que han visto a miembros de su familia quemados vivos", denuncia Helle Thorning-Schmidt, directora geneal de Save the Children, quien visitó recientemente a los refugiados rohingya en Cox's Bazar, Bangladesh."Más de la mitad de todos los refugiados tienen menos de 18 años, es una emergencia infantil. Muchos de estos niños están profundamente traumatizados por lo que han pasado, y ahora viven en un lugar en el que ningún niño debería vivir", añade.

Ante la próxima reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de Europa, Asia, Australia y Nueva Zelanda que tendrá lugar a principios de la semana que viene en Myanmar, Save the Children exige a los ministros que aumenten la presión para poner fin a la violencia en la crisis de los rohingya.

"La difícil situación del pueblo rohingya debe ser el centro de esta reunión. Las naciones de todo el mundo deben unirse y aprovechar su influencia diplomática con Myanmar. Nada debería quedar fuera de la mesa; deben utilizar todas las vías financieras y diplomáticas disponibles para poner fin a la crisis y proteger a los niños", señala Thorning-Schmidt.

"Queremos que se ponga fin de inmediato a la violencia, que los autores de este horror sean llevados ante la justicia y que se permita el acceso humanitario en el estado de Rakhine. También debemos reconstruir las vidas destrozadas de los niños rohingya. Muchos de los menores con los que hablé en los campamentos están muy angustiados. Debemos asegurarnos de que reciban la atención y el apoyo vital que necesitan para recuperarse", concluye Thorning-Schmidt.

Save the Children está atendiendo a más de 230.000 rohingyas en Cox's Bazaar, Bangladesh, proporcionándoles refugio, distribuyendo alimentos, provisiones médicas y dando tratamiento para la desnutrición.

Sobre Save the Children

Save the Children es la organización independiente líder en la defensa de los derechos de la infancia en todo el mundo. Trabaja en más de 120 países salvando vidas, proporcionando seguridad y protección a los niños y las niñas y defendiendo sus derechos en el marco de la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas.

En España trabaja desde hace más de 20 años con programas de atención a los niños y niñas más vulnerables, centrados en la infancia en riesgo de pobreza o exclusión social. A través de sus programas en España, proporcionan una atención integral a los niños, niñas y sus familias para que la situación económica o de exclusión social en la que viven los niños no les impida disfrutar plenamente de sus derechos y puedan alcanzar el máximo de sus capacidades.