Cinco montañeros ciegos coronan el pico más alto de los Alpes Escandinavos

 Acompañados de los guías y las barras direccionales, recorrieron los 12 kilómetros en total en esta primera expedición a nivel mundial
 La iniciativa se enmarca dentro del Curso Superior de Montañismo para Ciegos y Adaptado de la Fundación UNED

@arturosanromanf 8 de junio de 2017

Cinco montañeros ciegos y con discapacidad visual grave han coronado la cima del monte Galdhøpiggen, el más alto de los Alpes Escandinavos (2.469 m.), tras ascender y descender los 12 kilómetros de ganancia y pérdida de desnivel en 11 horas y 8 minutos, con una pendiente máxima del 43,1 % en ascenso. Se trata de la primera expedición adaptada que se realiza a nivel mundial a esta cumbre.

Acompañados de los guías y las barras direccionales, los montañeros abandonaron el campo base a las 7.15 am tras la lluvia caída durante toda la noche, y comenzaron el ataque a cumbre a las 8.16 am. Durante el trayecto, la niebla, la lluvia y la nieve hicieron acto de presencia pero la expedición decidió continuar hasta la cumbre. Finalmente, a las 14.38 horas los 22 alpinistas, entre los que se encontraban las cinco personas ciegas, pudieron hacerse la foto tradicional de grupo en la cima.

Arriba únicamente pudieron estar diez minutos ya que la climatología se volvió más adversa aún y la ventisca hizo acto de presencia, algo que precipitó el regreso de la expedición hasta el punto de partida, al que llegaron a las 19.27 horas. Se trata de la primera expedición adaptada que se realiza a nivel mundial a los Alpes Escandinavos (Noruega), como culminación del Curso Superior de Montañismo para Ciegos y Adaptado de la Fundación UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia).

El objetivo de esta expedición ha sido que los alumnos del curso convivan en las mismas condiciones que se dan en cualquier campo base y se formen en las técnicas de progresión por glaciar, medidas de autoprotección y rescate -siempre dentro de la disciplina del Montañismo para Ciegos.

Entre los expedicionarios han participado los ocho alumnos del curso (siete videntes y uno ciego total) procedentes del País Vasco, Extremadura, Murcia y Madrid; dos profesores; y doce voluntarios veteranos del Grupo de Montaña de la ONCE de Madrid (tres montañeras ciegas totales, uno con discapacidad visual y ocho guías) entre los cuales figuraban tres docentes de los dos niveles anteriores de estos cursos.

La iniciativa ha estado capitaneada por Francisco Javier Bueno, coordinador técnico del Grupo de Montaña de la ONCE de Madrid y director docente de los "Cursos de Montañismo para Ciegos, Montañismo Adaptado y Trato con Personas Ciegas" de la Fundación UNED.

En este hito deportivo mundial han colaborado SMDos, PlasticsEurope, Laken, ONCE, Rodamunt, COMAEX (Plasencia, Cáceres), la Oficina de Turismo de Noruega en España y el entrenador personal Alberto Mariani.

Equipos con un guía, una persona ciega y una deficiente visual

Los deportistas ciegos o con discapacidad visual grave practican la montaña en equipos de tres personas, unidos a una barra direccional, de entre 2,5 y 3 metros de longitud. Un guía vidente encabeza el equipo, seguido de una persona ciega total y completando la tripleta un deportista con discapacidad visual.

Dentro del deporte de montañismo hay un gran número de modalidades como la escalada, expediciones, carreras por montaña, etc. Con personas ciegas se han hecho pruebas y pequeñas experiencias en muchas de estas modalidades, pero el trabajo más desarrollado es con la "barra direccional" que sirve para actividades tanto de senderismo como para grandes expediciones.

Los equipos de deportistas ciegos y deficientes visuales, compiten en categoría absoluta independientemente de su edad y género. Igualmente se programan la categoría femenina y la categoría veteranos. Para asignar la categoría a los equipos siempre se tiene como referencia únicamente la edad o género del deportista ciego total.

El actual modelo de programa deportivo lleva establecido en este formato varios años, buscando en la actualidad pasar de competir en pruebas exclusivas para ciegos, a participar en pruebas integradas con deportistas sin discapacidad, buscando un mayor grado de inclusión.