Ébola en República Democrática del Congo

145 voluntarios luchan contra el brote en la provincia de Bas-Uele

@arturosanromanf 30 de mayo de 2017

Además...
  1. Cierra UNICEF

En un esfuerzo por contener el último brote del virus del ébola en la República Democrática del Congo (RDC), 145 voluntarios de la Cruz Roja Congoleña y trabajadores sanitarios formados con el apoyo técnico de UNICEF están en la provincia de Bas-Uele para proporcionar información vital a las poblaciones locales, ya que la mayoría de ellas están en zonas remotas de difícil acceso, en la frontera con República Centroafricana.

En estas zonas poco pobladas, cuyas comunicaciones y redes de transporte seguras son muy limitadas, las campañas de divulgación requieren un diálogo con los líderes de esas comunidades para acallar rumores que causan pánico y promover medidas preventivas que protejan a los hogares frente a esta enfermedad tan altamente contagiosa. Las campañas informativas siguen en marcha en las emisoras de radio locales, iglesias y mercados de las áreas afectadas.

"No hay tratamiento para la enfermedad causada por el virus del ébola, por lo que la prevención sigue siendo la mejor opción para evitar su propagación", explica Tajudeen Oyewale, representante en funciones de UNICEF en la RDC. "Por nuestra experiencia en epidemias anteriores sabemos que trabajar mano a mano con los trabajadores sanitarios y con las comunidades afectadas es la estrategia más efectiva para informar rápidamente a la población sobre cómo protegerse del virus y cómo evitar que se propague".

UNICEF, bajo la coordinación de las autoridades sanitarias nacionales y en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha formado a voluntarios y trabajadores comunitarios para tratar el agua con cloro y desinfectar las casas con el objetivo de prevenir la propagación de la enfermedad; también han recibido formación para adaptar las prácticas funerarias locales de manera que se reduzcan los riesgos de contaminación, ya que los cuerpos de las personas muertas a causa del virus del ébola son contagiosos.

En Likati, zona afectada por el brote de ébola, el Gobierno ha puesto a disposición de la población de manera gratuita los servicios sanitarios locales, para animarles a acudir a su centro de salud en caso de enfermedad. Además, UNICEF, gracias a fondos de la Unión Europea, ha podido enviar un vuelo con suministros y medicinas para equipar las instalaciones sanitarias de esa zona.

Desde el pasado 12 de mayo, cuando el Ministerio de Sanidad de la RDC declaró oficialmente el brote de ébola, dos personas han dado positivo para el virus, y una ha muerto a causa de la enfermedad. Para evitar que esta se propague, se está haciendo seguimiento y analíticas de sangre a las personas que presentan fiebres hemorrágicas; también se está haciendo un estrecho seguimiento a todo el entorno cuando hay sospecha de algún caso.

UNICEF necesita 2,8 millones de dólares (unos 2,5 millones de euros) para responder al brote de ébola, en apoyo al Plan de Respuesta Nacional.