Al menos 200 niños han muerto este año en el mar tratando de llegar a las costas de Italia

"Es necesario detener inmediatamente este drama, habilitando vías seguras para migrar y pedir asilo. La muerte de un solo niño migrante es demasiado", afirma el director ejecutivo de UNICEF Comité Español, Javier Martos.

@arturosanromanf 25 de mayo de 2017

Al menos 200 niños -más de uno al día- han muerto en lo que va de año a lo largo de la peligrosa ruta de migración del Mediterráneo central, que transcurre desde el norte de África hasta Italia, según las últimas estimaciones de UNICEF. Estas nuevas cifras se anuncian justo cuando los dirigentes de los países del G7 se reúnen en Sicilia, uno de los lugares clave en la crisis de los refugiados y los migrantes en Europa.

"Es necesario detener inmediatamente este drama, habilitando vías seguras para migrar y pedir asilo. La muerte de un solo niño migrante es demasiado", afirma el director ejecutivo de UNICEF Comité Español, Javier Martos.

Los datos de 2017 muestran que un número cada vez mayor de refugiados y migrantes, entre ellos niños, están viajando por la peligrosa ruta del Mediterráneo central para llegar a Europa, a pesar de los graves riesgos que conlleva esta travesía. Entre el 1 de enero y el 23 de mayo, más de 45.000 refugiados y migrantes llegaron a Italia por mar, un 44% más con respecto al mismo periodo del año pasado. Entre ellos había 5.500 niños solos y no acompañados -un 22% más que en 2016-, que constituyen aproximadamente el 92% de todos los niños que llegan a Italia a través del Mediterráneo central.

"Cada vez más niños se están aventurando a tomar la ruta del Mediterráneo central para llegar a Italia, lo que significa que cada vez más niños mueren intentando llegar allí", explica el director ejecutivo adjunto de UNICEF, Justin Forsyth. "26.000 niños no acompañados y solos llegaron a Italia el año pasado. Es una cifra sin precedentes, pero si se mantiene la tendencia actual será superada con creces en 2017. No es un récord del que podamos estar orgullosos, sino un recordatorio de nuestro fracaso colectivo para garantizar la seguridad y el bienestar de los niños refugiados y migrantes".

En la víspera de la cumbre del G7, que se celebra el 26 y 27 de mayo, niños, voluntarios, miembros del servicio de guardacostas de Italia y trabajadores de UNICEF han participado en un rescate simbólico de barcos de papel; con este acto han querido recordar a los miles de niños que han arriesgado sus vidas en la ruta del Mediterráneo central y enviar un mensaje al G7 para que tome medidas a fin de proteger a los niños migrantes y refugiados.

Al menos 36.000 refugiados y migrantes rescatados desde enero han sido trasladados a Sicilia, donde se celebra la cumbre de 2017, y la presidencia italiana del G7 ha decidido que la migración sea un tema prioritario en las conversaciones de este año.

"Sicilia es un símbolo de esperanza para los niños desarraigados que buscan una vida mejor, pero también es el punto final de una travesía extremadamente peligrosa que ha costado las vidas de muchos niños a lo largo del trayecto", dijo Forsyth. "Es oportuno que los dirigentes del G7 se reúnan en un lugar tan cargado de simbolismo y de significado de lo que se ha convertido en una de las mayores crisis de nuestro tiempo. Este es el momento de mostrar un verdadero liderazgo y adoptar un plan concreto de medidas que garanticen la protección de los niños refugiados y migrantes".

En vísperas de la cumbre, UNICEF se ha reunido con los sherpas (representantes gubernamentales) del G7 en sus capitales para pedirles que apoyen el liderazgo de Italia y aprueben los seis puntos del plan de acción propuesto por UNICEF para proteger a los niños refugiados y migrantes:

1. Proteger contra la explotación y la violencia a los niños refugiados y migrantes, en particular a los no acompañados.

2. Terminar con las detenciones de los niños migrantes o que solicitan el estatus de refugiados, implantando una serie de alternativas adecuadas.

3. Mantener a las familias unidas; es la mejor forma de proteger a los niños y dotarles de un estatus legal.

4. Ofrecer formación a todos los refugiados y migrantes, y darles acceso a servicios de calidad, entre ellos sanitarios.

5. Exigir que se actúe sobre las causas subyacentes de los grandes desplazamientos de refugiados y migrantes.

6. Promover medidas para luchar contra la xenofobia, la discriminación y la marginación en los países de tránsito y destino.

Además de estas medidas, UNICEF pide a la sociedad que muestre su solidaridad con los niños refugiados y migrantes desarraigados por la guerra, la violencia y la pobreza. El hashtag#AnteTodoSonNiños -presente en un gran cartel ubicado en el centro de Taormina con el mensaje "Dirigentes del G7, protejan a los niños migrantes y refugiados"- ha recibido hasta ahora el apoyo de más de 2 millones de personas en las redes sociales.