El Gobierno español no ha destinado ningún fondo para ayudar en la crisis alimentaria de Somalia

Actualmente en Somalia hay 6,2 millones de personas afectadas por la sequía, incluyendo a casi tres millones de niños, de los cuales más de 360.000 niños sufren desnutrición aguda

@arturosanromanf 19 de mayo de 2017

La cooperación española no ha destinado ningún tipo de fondo a la crisis de Somalia, uno de los países más afectados por la sequía y la crisis nutricional que sufre la región del Cuerno de África.

Save the Children se ha dirigido por carta al Secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Fernando García Casas, para pedirle que España tome acción en esta crisis con motivo de la reunión de cooperación y desarrollo que tiene lugar hoy en Bruselas.

Con esta acción, la ONG pide al Gobierno español que destine fondos a la respuesta en el Cuerno de África, tal y como hizo ante la hambruna que golpeó a la región en 2011. Ese año en Somalia murieron 133.000 niños menores de cinco años.

En 2017 la sequía está amenazando de nuevo a la región provocando una grave crisis de seguridad alimentaria que necesita una respuesta urgente. Muchos niños están sufriendo desnutrición severa y esta se puede agravar en los próximos meses con el empeoramiento de las condiciones de la sequía, la falta generalizada de lluvias y el escaso suministro de alimentos.

Save the Children exige que los países donantes financien plenamente la ayuda que necesita el Cuerno de África y que se comprometan a que los fondos lleguen a las organizaciones humanitarias lo más rápido posible. Solo así los países afectados podrán seguir avanzando y aumentando su capacidad de respuesta antes de que la situación empeore.

La ONG pide que la respuesta a esta crisis también priorice e invierta en la recuperación y la capacidad de adaptación de las familias afectadas, ya que muchas de ellas han perdido su ganado y sus cultivos, y necesitan restablecer sus medios de vida para afrontar futuras sequías. Por ello, es necesario que la financiación se destine a largo plazo y se mantenga en el tiempo.