Los niños refugiados abandonados en los países de tránsito europeos sufren psicológicamente , dice UNICEF

Cerca de 75.000 refugiados y migrantes varados actualmente en Grecia, Bulgaria, Hungría y los Balcanes Occidentales, entre ellos unos 24.600 niños, corren el riesgo de sufrir trastornos psicosociales debido a que viven en un estado prolongado de confusión.

@arturosanromanf 8 de mayo de 2017

Además...
  1. Cierra UNICEF

Cerca de 75.000 refugiados y migrantes varados actualmente en Grecia, Bulgaria, Hungría y los Balcanes Occidentales, entre ellos unos 24.600 niños, corren el riesgo de sufrir trastornos psicosociales debido a que viven en un estado prolongado de confusión. 

A pesar de tener el derecho legítimo a unirse a sus familias en los países de destino en Europa occidental, como Alemania o Suecia, la mayoría de los solicitantes de asilo no saben si podrán seguir adelante.

La situación es particularmente aguda para las madres que viajan solas y para los niños que se encuentran atrapados en Grecia o en los Balcanes a la espera de la reunificación con sus familiares en otros países de la Unión Europea. En muchos casos, los varones adultos son los primeros miembros de la familia en hacer el viaje a Europa, y el resto de la familia lo hace después. 

Pero con el cierre de las fronteras en 2016 y la implementación de la declaración de la Unión Europea y Turquía, los familiares están siendo detenidos en los países de tránsito donde deben solicitar la reunificación familiar con sus seres queridos, un proceso que suele tardar entre 10 meses y dos años.

"Estamos viendo a madres que viajan solas y a niños atrapados en Grecia, Serbia y Bulgaria que no han visto a sus esposos y padres durante meses o incluso años", dijo Afshan Khan, Directora Regional de UNICEF y Coordinadora Especial para la Crisis de los Refugiados y Migrantes en Europa. "El proceso de reunificación familiar es lento, y su resultado es incierto, y es esta incertidumbre la que puede causar una angustia emocional y una ansiedad graves a los niños y las familias, y afectarles durante varios años".

UNICEF y sus asociados en Grecia están supervisando la salud mental y los casos de depresión en general entre las madres que viajan solas y los niños que esperan la reunificación familiar, y prestándoles apoyo psicosocial. "Muchas madres que viajan solas se sienten estancadas y parecen haber perdido la motivación", dijo Sofia Tzelepi, abogada que trabaja con Solidarity Now, un asociado de UNICEF. "Su estado emocional afecta a sus hijos".

La mayoría de las solicitudes de reagrupación familiar provienen de niños y familiares separados en Grecia, pero debido al número de casos y a la participación de por lo menos dos Estados miembros de la Unión Europea, el proceso puede ser muy lento. En 2016 se presentaron en Grecia cerca de 5.000 solicitudes de reunificación familiar, de las cuales 700 procedían de niños no acompañados y separados, y a finales de año sólo 1.107 solicitantes recibieron la aprobación para ir al país de destino.

 Mientras tanto, el número de refugiados y migrantes varados en Grecia, Hungría y los Balcanes Occidentales continúa aumentando: el último año se incrementó en un 60%, pasando de 47.000 en marzo de 2016 a casi 80.000 a finales de abril.

"Mantener a las familias unidas es la mejor manera de asegurar que los niños estén protegidos, y por ello el proceso de reunificación familiar para los niños refugiados y migrantes es tan importante", dijo Khan. "Debido a que el número de personas atrapadas continúa aumentando, los estados miembros deben aliviar los obstáculos en la tramitación para que las familias puedan reunirse lo antes posible".

UNICEF sigue prestando apoyo psicosocial a los niños y familias refugiados y migrantes en Grecia y los Balcanes Occidentales:

Grecia: ayuda para 11 Centros de Apoyo para Niños y Familias (puntos azules) y servicios de salud psicológica y mental en Atenas y cinco espacios abiertos en la región de Ática.

Bulgaria: formación sobre la protección de los niños refugiados y migrantes para la Policía de Fronteras, la Dirección de Migración y los departamentos de protección de la infancia en las zonas fronterizas con Turquía; y apoyo psicosocial a través de nuevos centros de asistencia para niños y familias.

Serbia: apoyo a los espacios acogedores para los niños y los servicios sociales estatales en todo el país.

Ex República Yugoslava de Macedonia: asistencia psicosocial a los niños y madres en los Centros de Apoyo a la Infancia y la Familia en Gevgelija y Tabanovce.

Croacia: apoyo psicosocial a los niños a través de un centro de acogida para niños en Zagreb.

Eslovenia: apoyo técnico al Gobierno para abordar las principales deficiencias del sistema de protección de la infancia.