Sólo una de cada cuatro personas con discapacidad está trabajando

El sector social de la discapacidad sigue sufriendo en mayor medida los efectos de la crisis del mercado laboral: sólo una de cada cuatro personas con discapacidad está actualmente trabajando, y soporta una tasa de empleo del 23,8% en el caso de los hombres y del 22,8% en el de las mujeres.

@arturosanromanf 28 de abril de 2017

El sector social de la discapacidad sigue sufriendo en mayor medida los efectos de la crisis del mercado laboral: sólo una de cada cuatro personas con discapacidad está actualmente trabajando, y soporta una tasa de empleo del 23,8% en el caso de los hombres y del 22,8% en el de las mujeres.

 Estas son algunas de las principales conclusiones del informe número 2 de Odismet, el Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo en España, de la Fundación ONCE (http://odismet.es/es/informes/).
En España hay 1.774.800 personas con discapacidad en edad laboral (entre 16 y 44 años) y su tasa de actividad es del 33,9%, frente al 78,1% de las personas sin discapacidad. 

Además, la tasa de paro se sitúa en el 31%, nueve puntos por encima de la del resto de la población (21,9%), mientras que la de empleo es del 23,9%, 37 puntos por debajo de la tasa de las personas sin discapacidad, que alcanza el 60,9%. En cuanto al nivel de formación, clave para la inclusión laboral, el informe refleja una tasa de abandono del 43% de las personas con discapacidad, cifra que en en resto de la población se fija en el 25%.

Condiciones en la contratación

En los últimos años los contratos indefinidos realizados a personas con discapacidad se han incrementado en más de cinco puntos: del 86,19% al 91,49%, mientras que los temporales lo han hecho del 18,91% al 39,9%. En cuanto a sus salarios, son un 17,1% más bajos, ya que el salario bruto medio de las personas con discapacidad está en 19.023,1 euros frente a los 22.958 de las personas sin discapacidad.

Esto permite concluir que tener un empleo no evita la situación de riesgo de pobreza o exclusión social, cuya tasa se sitúa en el 29,7% en las personas con discapacidad -el 47,1 % en los jóvenes con discapacidad-, y en un 14,8% en las personas con discapacidad ocupadas y el 20, 3% en los jóvenes con discapacidad ocupados. A esto se suma otro hecho destacable: el número de personas con discapacidad beneficiarias de ayudas económicas se ha ido reduciendo desde 1999 y ha pasado del 3,62% al 0,61% de hoy día.

Según revela el informe número 2 de Odismet, en 2016 se realizaron 268.160 contratos para personas con discapacidad, la mayoría de ellos realizados en el sector servicios y en ocupaciones elementales.

 Así, 42.340 contratos fueron para personal de limpieza de oficinas y hoteles; 24.945 como peones de las industrias manufactureras y de obras públicas; 14.533 camareros asalariados; 9.818 conserjes y auxiliares de seguridad y 7.485 empleados administrativos.

En cuanto al grado de inclusión de las empresas, siete de cada diez asalariados trabajan en entornos laborales no inclusivos con las personas con discapacidad. En este sentido, los centros especiales de empleo se sitúan como un pilar y modelo del trabajo inclusivo ya que emplean a 72.211 personas, el 17,4% de los ocupados.

Una de cada 278 personas en España trabaja en ONCE, su Fundación e ILUNION. En los últimos veinte años han creado 107.371 empleos y en la actualidad su plantilla cuenta con 68.467 personas, de las que 38.780 (el 56,6%) tienen discapacidad.