Tentativa de suicidio y deportaciones inmediatas desde el CIE de Aluche según SOS Racismo

La misma semana en que el Ministro del Interior Zoido anunciaba la construcción de tres nuevos Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), SOS Racismo Madrid ha tenido conocimiento de la tentativa de suicidio y posterior deportación de una persona desde el CIE de Aluche.

@arturosanromanf 11 de abril de 2017

Tentativa de suicidio y deportaciones inmediatas desde el CIE de Aluche según SOS Racismo
SOS racismo Madrid.

Karim (nombre ficticio) tiene 23 años y llegó solo desde Marruecos cuando tenía 14 años. Tras 9 años viviendo en España se podría decir que era un vecino más si no fuese por el hostigamiento policial al que estaba acostumbrado mediante los controles de identidad y la negación constante de oportunidades. Según su testimonio, en uno de estos controles el pasado mes de marzo, fue detenido y trasladado a la comisaría donde intentó suicidarse.

Ignorando las recomendaciones de la Circular 6/2014 de la Dirección General de Policía sobre Criterios para solicitar el ingreso en CIE, se solicitó su internamiento en el CIE, desde donde se fugó el pasado mes de marzo al no poder soportar la idea de ser deportado a un país del que se marchó cuando todavía era un niño. Fue encontrado y llevado de vuelta al CIE donde intentó suicidarse por segunda vez.

Según relata, tras esta tentativa fue aislado y se le restringieron las visitas, tanto de familiares como de las organizaciones de apoyo. De las dos personas que fueron testigo de su tentativa de suicidio, una fue inmediatamente deportada y la otra, aún en el CIE, teme que traten de acelerar su deportación. Karim fue trasladado al hospital para recibir una valoración desde los servicios de Salud Mental pero no recibió apoyo psicológico durante los días posteriores ya que los CIE carecen de este servicio. Sin embargo, también fue deportado tras pasar varios días aislado.

La activista de SOS Racismo Madrid que visitaba a Karim refiere que "es un chico con una gran voluntad de vivir sin embargo no aguantaba más esta persecución por ser migrante". Como él mismo nos ha explicado: "el sistema no me deja vivir. ¿Qué he hecho para merecer esto? Sólo he nacido en un barrio pobre."

La historia de Karim pone de manifiesto, una vez más, el diseño de los CIE como espacios de sufrimiento, opacidad e impunidad, piezas de un sistema de deportación que debería avergonzarnos como sociedad. La política migratoria actual dedica sus esfuerzos a excluir, expulsar, reprimir y controlar mediante dispositivos como los controles de identidad, los CIE, las deportaciones express y los vuelos de deportación, en lugar de preocuparse por defender la dignidad y generar políticas de inclusión. El caso de Karim documenta además cómo la aceleración de las deportaciones se utiliza como método para acallar las constantes vulneraciones de derechos en los CIE.

La construcción de nuevos CIE en el Estado español no hace sino incidir en un modelo que vulnera los derechos humanos, civiles y políticos: la única alternativa a los CIE es su cierre. Desde las organizaciones de defensa de derechos se seguirá trabajando por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones.