Vídeo: Una trampa para neutrinos a dos kilómetros bajo hielo

30 de Octubre de 2012

A más de dos kilómetros de profundidad, sumergida en el hielo más cristalino de la Tierra, el de la Tierra, el de la Antártida. Allí un equipo de científicos ha construido una "trampa para neutrinos", una partícula prácticamente indetectable. Como una tela de araña, el experimento Ice Cube registra el paso de estas partículas, generadas en ocasiones en agujeros negros o explosiones estelares. El ideólogo del proyecto, el físico Francis Halzen, que participa en el ciclo 'La ciencia del cosmos, la ciencia en el cosmos', de la Fundación BBVA, dice que es como un telescopio, sólo que en vez de luz, ve neutrinos. "Suponemos que hay objetos en el Universo que emiten neutrinos y lo que hemos construido es un gran ojo que mira al cielo y los detecta. Luego, con ordenadores generamos una imagen de lo que captamos", resume. El objetivo es detectar los llamados "neutrinos cósmicos". Apenas se identifican una decena de candidatos al año, pero la información que transportan podría aportar respuestas importantes como apunta Alberto Casas, del CSIC. "Posiblemente en los próximos años Ice Cube desvele la naturaleza de los rayos cósmicos y también desvele la naturaleza de la materia oscura: uno de los grandes misterios de la física básica", aventura. Pero lo que más ilusiona a Halzen es la posibilidad de ver lo desconocido. "Si pudiese decirte ahora exactamente qué vamos a lograr no habría merecido la pena, no estaríamos aprendiendo nada", dice. El experimento ha costado más de 270 millones de dólares y lleva años incubándose y funciona a pleno rendimiento desde hace más de 15 meses.