Vídeo: El Teatro Real se rinde a Plácido Domingo

26 de Julio de 2010

Simón Boccanegra cae envenenado y Plácido Domingo se levanta triunfante. Como su personaje, pero vivo en vez de muerto, se ha convertido en la leyenda del pueblo. A un lado, la Génova medieval, enfurecida por el veneno. Al otro, el Madrid de anoche, repleto por el tenor. Su representación del duque genovés al que se le murieron el amor y las lealtades fue tan real que parecía que iba a salirse de la pantalla, en carne y hueso. Y al final, se salió.Veintitrés minutos y medio de ovación y con con traca. Hasta la Reina le aplaude porque el duque hace tiempo que se convirtió en el Rey de la Ópera, en el rey de los suyos. El rey tenor que sacó la música a la calle, el tenor de las lágrimas, el tenor del amor. El tenor que llenó una plaza de voz.