Vídeo: Música celestial en los dedos de una joven promesa

21 de Agosto de 2010

Sonidos del siglo XVIII se someten en medio de Castilla a estas manos del siglo XXI. A sus 26 años, más que una promesa, Ana Aguado es toda una eminencia. A los ocho descubrió el órgano barroco, un instrumento que comenzó a convertirse en su compañero de viaje. A este nivel profesional es la organista más joven de nuestro país. Un triunfo que sólo se consigue a base de esfuerzo. Pero ensayar resulta a veces complicado. Es muy difícil meter un órgano en casa. Las catedrales más grandes de Europa han vibrado con las caricias de Ana a este colosal instrumento. Francia, Italia, Filipinas, pero nunca olvida sus raíces castellanas. Estudia en Amsterdam, en una vida entregada a la música. Aunque le quedan compases libres para otros ritmos. Disfrutar de su talento en directo, es todo un privilegio. Tiene 26 años y ya es una eminencia tocando un instrumento muy complejo y difícil: el órgano barroco. Lo descubrió a los ocho años y comenzó a dar conciertos a los 15. Ahora recorre medio mundo tocando este colosal instrumento de sonidos celestiales.

Vídeos relacionados