Vídeo: La Fundación Winehouse lucha por una buena causa

12 de Abril de 2012

Aquí fue donde Amy Winehouse debutó en 2007. La que poco después se convertiría en la reina del soul y que arrasaría en los Grammy de 2008 con cinco premios. El apellido Winehouse vuelve a ese lugar pero por una causa diferente. La fundación que los padres y el hermano de la cantante crearon después de su muerte busca ayudar a gente joven enferma o con problemas con las drogas y el alcohol. Algo que conocen muy de cerca ya que fue la razón por la que perdieron a su hija el pasado mes de julio. Amy Winehouse dejaba una carrera prometedora que poco a poco se había deteriorado a causa de sus adicciones. A pesar de estar divorciados, los padres de la cantante trabajan mano a mano. Su terapia se basa en la música, lo mejor que sabía hacer su hija.