Vídeo: Una exposición recuerda como era Benidorm hace cincuenta años.

10 de Agosto de 2013

Benidorm, esa ciudad que hoy se despierta rozando el cielo.  Donde el azul del mar se mezcla con un collage de colores veraniegos, fue una vez un lugar en blanco y negro. Donde los espacios diáfanos apenas tenían barreras de hormigón. Había espacio para barcos solitarios donde los niños jugaban a ser pescadores y los mayores buscaban sustento en el mar. Hoy la playa parece un hormiguero pero hubo un tiempo en que los espacios eran diáfanos. Por no haber, no había ni asfalto y los autobuses no eran como estos.Fotografías de los años 50 que muestran un pueblo que por entonces crecía en horizontal y donde ellos jugaban más con el mar que con las turistas europeas. Estas fotos nos muestran otro mundo, la cara más nostálgica de Benidorm. Nada es lo que queda de aquello. Broockling mirando al mar. Un modelo de crecimiento vertical. Un espacio ganado al pasado.