Vídeo: La crisis ha vuelto a poner de moda una práctica que se quedó en nuestras abuelas, el punto de ganchillo.

2 de Marzo de 2013

Estas bufandas son algo más que un trozo de lana. Tienen un doble sentido, abrigan y además colabora con la asociación.Están hechas por voluntarios, de todas las edades. El dinero recaudado, de momento 3000 euros, va para la fundación de amigos de la gente mayor.Y no es lo único con lo que los voluntarios se han volcado. La asociación pidió ayuda a la gente para forrar esta furgoneta con una bufanda XXL Lo han conseguido y de sobra, más de 400 personas han aportado su granito de arena en este collage de solidaridad. Combinan el placer de coser con el de ayudar a las personas mayores que viven solas.Cuadros hechos con cariño y aprendiendo de los que más nos pueden enseñar nuestros abuelos.A sus 92 años, Conchita, hoy ha dado clases de ganchillo y también de buen humor.