Vídeo: Colectivos y movimientos sociales han llamado la atención sobre el fenómeno registrado en la capital y otras ciudades españolas

22 de Septiembre de 2013

En las calles del barrio de Malasaña, en Madrid, está ocurriendo un fenómeno controvertido. Era un área abandonada hasta que hace cinco años, un grupo de empresarios empezó a comprar locales vaciós y a abrir comercios muy modernos... Está claro que eso ha transformado el barrio.. Los empresarios están encantados. Pero hay colectivos que denuncian que allí hay gentrificación.. La palabra viene del inglés y define el proceso por el que gente con más dinero desplazan a la gente que llevaba toda la vida en el barrio. En 2008, esta zona era un área degradada del barrio de Malasaña, en Madrid.  Total: "Era el sur de Malasaña" Hoy tiene un nombre nuevo Total: "Se llama Triball"Ahí empieza lo llamativo de Triball: el nombre de la zona es el nombre de una empresa que se creó en 2008.Los alquilaron a gente moderna y el barrio cambió. Total: "Era un barrio de putas y yonquis. Hay, pero menos." Total: "Qué buen rollo" Algunos colectivos, sin embargo, denuncian que hay gentrificación. "Gentrificación no es un nombre de señora", advierten en sus videos.  Gentrificación es la sustitución de los habitantes de toda la vida de un barrio por otros con más dinero. Diego organiza "Gentrificatours", para fotografiar negocios tradicionales que teme que desaparezcan.  Cree que el ayuntamiento debería intervenir. Lo que se produce en Triball se ha visto antes Chueca, en Raval de Barcelona, El Carmen de Valencia o la Alamenda de Sevilla. Fuera, ocurrió en El Soho de Londres. y en Manhattan, en Nueva York. Allí nacio precisamente el término gentrificación hace 25 años, cuando explotaron protestas violentas contra ese proceso. Gentrificación es genocidio, decían las pancartas. La empresa Triball niega que haya gentrificación: Por si acaso hay colectivos que dejan claro que se quieren quedar. Como las prostitutas.Ya han organizado una pasarela de moda, para reivindicar que ellas son tan modernas como los nuevos del barrio.