Vídeo: Adiós al maestro socarrón y fetichista

13 de Noviembre de 2010

Bienvenido Míster Marshall podría haber sido su principal aportación al cine. Un retrato de la España de posguerra en la esperábamos como agua de mayo la ayuda de los americanos, mientras éstos pasaban de largo. En la década de los sesenta junto a Rafael Azcona vinieron Plácido y el Verdugo. En la primera, el Berlanga más socarrón hace una sátira de la alta sociedad provinciana. El Verdugo es una apología contra la pena de muerte. Fue uno de los autores más censurados. Estudió en la escuela de cine donde coincidió con su amigo Juan Antonio Bardem. Provocador y fetichista nunca hizo distingos entre erotismo y pornografía. Durante la promoción de su última película, París Tombuctú, hace una década, se definía así. En los últimos años los homenajes se han sucedido; el cine California de Madrid fue reabierto con su nombre. Y lo más reciente, su colaboración en un anuncio para amortiguar el dolor ajeno