'Speed dating' o la búsqueda del amor en siete minutos

¿Son suficientes siete minutos para encontrar a la media naranja? Depende. De quién lo busque y de qué se quiera. En algunos casos harán falta más de siete semanas. En otros, sobrarán seis minutos y medio... En cualquier caso, los negocios dedicados al speed dating, lo que vienen siendo las citas en siete minutos, están en alza. Por algo será.

A. Lobo 18 de octubre de 2013

En España hay más de ocho millones y medio de singles con edades comprendidas entre los 25 y 65 años. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, el número de personas sin pareja se ha incrementado en más de dos millones en los últimos 15 años y Madrid es la ciudad que eligen la mayoría: en ella viven aproximadamente un millón de personas sin pareja, que en términos porcentuales supondrían el 19% de su población.

Ahora bien: dentro de los singles hay que distinguir entre solteros, viudos y divorciados y/o se parados. Los primeros, ellos y ellas, suponen el 78% del total de singles del país; los segundos, el 7% y los divorciados y/o separados, el 15%. 

Resumiendo: hay más gente sola de lo que parece. Si lo están porque quieren, es entrar en casos particulares. Pero que todos ellos buscan algo, ya sea media naranja o mandarina, es una realidad. Baste echar un vistazo a la proliferación de negocios para singles (¡salen como setas!)y seremos conscientes de esa tendencia al individualismo cada vez mayor de las sociedades actuales.

Dentro de este amplio abanico de opciones para singles (aventuras, cruceros, fiestas... ¡hasta cartones de leche tamaño reducido!), hay una que destaca por su rápida implantación entre nosotros: el llamado speed dating.

¿Qué es el speed dating

Son citas rápidas, que por norma general duran siete minutos. Se organizan en bares, clubs o similares. De las decenas de anuncios que encontramos en Internet, nos quedamos con Cita2. 

Lo primero, informa la web, es registrarse y elegir una velada. "Las veladas tienen una duración aproximada de 1h 30m. Durante toda la velada conversarás con 5 / 10 personas distintas y dispondrás de 7 minutos para charlar con cada una de ellas. Durante este tiempo podrás compartir con cada participante tus gustos y aficiones", explica la página.

Luego, las normas. A saber: "El objetivo del encuentro es conocer gente y, por encima de todo, divertirse, así que no se deben tocar temas laborales o económicos. Tampoco debes facilitar tus datos personales ni números de teléfono. Sólo queremos que pases un buen rato charlando de temas interesantes con gente como tú", señalan los responsables en primer término.

Después, añaden: "Una vez que la velada se ha acabado, podrás rellenar la tabla de afinidades en el lugar de la velada o entrando nuevamente a nuestra página y votar por las personas que crees que tendrías afinidad. Tendrías 24 horas para realizar la votación".

¿Y cómo saber si has triunfado? "Si existe coincidencia con algun@ chico@ (asistentes al evento), ¡¡Enhorabuena!! Porque eso significa que podréis intercambiar vuestros correos electrónicos a través de nosotros y así podréis quedar para dar comienzo a una bonita e interesante relación", aclara la web.

Cada velada tiene un precio por asistente, que incluye una consumición gratis y en el caso de las chicas, además, lleva asociada algún tipo de oferta. Comentar también, por si hay interesados en la sala, que cada velada tiene su tramo de edad: 30-40, 35-45, 45-55...

¿Qué esperan encontrar los asistentes a la velada?

María José forma parte del amplio grupo de singles que vive en Madrid. Nunca ha ido a una speed dating, pero desde hace tiempo la idea ronda por su cabeza. ¿Qué espera encontrar? "¿La verdad? No mucho", comenta entre risas. "Es que todo el mundo me dice que la gente que va o está desesperada, o no está en su mejor momento porque acaba de salir de una relación chunga", explica. 

Luego reflexiona, se pone seria y espeta: "No, en serio, espero conocer a alguien interesante".

¿Se puede encontrar pareja en siete minutos?

No. Lo dicen los expertos. Pero matizan: pareja no; sexo, sí (si ambas partes coinciden, claro).

El psicólogo Ángel Peralbo lo tiene claro: "Los mecanismos que se ponen en marcha en estas situaciones son elementos de psicología primaria, conductas adolescentes e incluso prejuicios, puesto que nos movemos por improntas físicas". Vamos, lo que viene siendo el flirteo de toda la vida. 

Y sí, es verdad que el flirteo puede ser el principio de algo. Pero "si lo que estamos planteando es si este tipo de encuentros sirven para una futura relación de pareja, carecen de toda veracidad", sentencia Peralbo. "Habría que hacer un estudio para saber cuanta parejas siguen juntas, porque no todo el mundo necesita lo mismo: hay personas que necesitan siete semanas, otras siete meses y otras no lo tienen claro con siete años", apostilla. 

Ahora bien, si el objetivo es volver a quedar y tener un encuentro sexual, la cosa cambia: "En algunos casos se sabe ya al primer minuto", afirma Peralbo. Y plantea una duda: "La cuestión es si siete minutos son suficientes para descartar a alguien". Él mismo se contesta: "Lo son; y muchas veces nos confundimos", advierte.

Definitivamente, ellas son de Venus y ellos, de Marte (¿o era al revés?)

Bárbara Zorrilla Pantoja, psicóloga especializada en género, coincide con Peralbo en que siete minutos no son suficientes para encontrar el amor, pero sí para desecharlo. "A lo mejor no tienes muy claro si quieres lo que tienes enfrente, pero si vas a saber que no lo quieres", afirma. Y como Peralbo, cree que la relación de pareja se verá o no con el tiempo. 

"Para saber si quieres sexo te sobran seis minutos y en el caso de ellos, a veces seis minutos y medio", comenta entre risas. Porque, reitera, tiramos de instintos físicos y primarios. Ambos sexos, aunque actuemos de forma diferente.

"La mujer, por el mero hecho de ser mujer, por su género, va a intentar gustar y va a hacer todo lo posible por seducir. Aunque a ella no le guste el pretendiente, inconscientemente va a intentar conquistar", explica la psicóloga. En el caso de ellos, el esfuerzo se centrará en mostrarse elegante, inteligente e interesante.

Tampoco se preocuparán por lo mismo durante la conversación. "La mujer, por la misma cuestión de género y educación, le dará más importancia, también inconscientemente, a que el hombre trabaje por el tema de la manutención", dice Zorrilla. Acto seguido, añade: "Un hombre que esté en paro no interesa a una mujer, porque no le puede garantizar que la va a cuidar, que la va a alimentar".

Ellos, por su parte, se preocuparán de compartir aficiones (¡que le guste el fútbol, que le guste el fútbol!) y prestarán especial atención "a los atributos sexuales de ellas". 

Con lo que la pregunta ahora es ¿cómo hemos conseguido mantener la especie?