Caos organizativo en la última edición de Mad Cool

El festival madrileño Mad Cool se ha celebrado entre el 12 y el 14 de julio, no exento de graves fallos organizativos.

Que! 16 de julio de 2018

En su tercera edición del festival, se consolida ya como uno de los grandes festivales de España. Con una afluencia de 80.000 personas por día, el festival celebrado en Valdebebas ha sufrido varios reveses que se intentaron compensar por la repercusión del cartel. 

En la primera jornada del evento, un fallo técnico a la hora de leer las pulseras que acreditaban la entrada a la zona de conciertos, dejó hasta dos horas y media de colas y de esperas. Una aglomeración de gente que se perdió los primeros conciertos, y a gritos intentaban saltarse las vallas para acceder al recinto, mientras 6 policías intentaban contener a miles de personas. 

Los relevos tampoco llegaron para los agentes, y tuvieron que aguantar el tumulto, como se oye en las conversaciones de radio entre los agentes. ``La M-40 se va a colapsar y aquí hay gente mareada por el calor´´. El primer día del festival acabó con una avalancha que tardó horas en resolverse, aunque más tarde todo se olvidó con la jornada y el impecable cartel del festival.

Otro de los grandes desastres del festival vino de la mano de uno de los grupos cabeza de cartel, Massive Attack, que se negó a actuar debido al ruido que venía de los otros escenarios, próximos a él. La indignación de los asistentes acabó en una espera de horas a que el grupo actuase, acabando en un lanzamiento de botellas y otros objetos al escenario.

El pasado 14 de julio un autobús de la EMT que hacía la ruta entre Madrid y el festival, se estrelló en la M-11 quedando, en parte, suspendido en el aire. El conductor iba solo y se dirigía al recinto para llevar asistentes a la capital, cuando repentinamente perdió el control. La Guardia Civil ya está investigando las causas del accidente y el conductor resultó herido leve.

Por su parte, la organización FACUA ha reclamado formalmente al festival Mad Cool una mejor organización, ya que consideran inadmisible que además del caos organizativo de esta edición y dos denuncias pasadas, aún no se permita a los asistentes acudir con comida y bebida al recinto.

Sin duda este evento es uno de los mayores festivales del año, con un cartel que incluye grupos de fama mundial como Pearl Jam o Arctic Monkeys, y eso en parte ha ayudado a calmar los ánimos de los espectadores, aunque muchos asistentes se marchan, una edición más, con un sabor amargo del festival más grande de España.