Sergio Dalma: "Crecimos en la calle sin redes sociales y éramos felices"

El artista catalán estrena Vía Dalma III, tercera entrega de su particular homenaje a la música italiana.

Redacción 9 de febrero de 2018

Treinta años de trayectoria avalan su carrera. Ahora, a sus cincuenta y tres, Sergio Dalma (Sabadell, 1964) se permite jugar y disfrutar de aquellos que le sirvieron como referencia. Desde 2010 ha centrado gran parte de sus esfuerzos en homenajear a aquella escena italiana de la que tanto ha mamado.

Tras el éxito de las dos primeras entregas estrena Vía Dalma III. Hablamos con él de clásicos; de sus clásicos. Aquellos que ha querido coger, adaptar e interpretar con matices personales y fácilmente reconocibles.

Vayamos al grano. ¿Por qué merece la música italiana este extenso homenaje?

Cada músico tiene una serie de influencias. Yo miro hacia la música italiana. Mis padres eran muy fans y era lo que escuché en casa. Tenía claro que quería hacerle un homenaje y lo he terminado haciendo en un momento maduro de mi carrera.

No comenzó como 'Parte 1' porque pensé que se quedaría solo en una entrega. Sin embargo la gente ha demandado la segunda y hasta la tercera. Estoy contento porque esta trilogía permite que el homenaje sea bastante extenso.

¿Qué aporta precisamente esta tercera entrega al homenaje total?

Es una continuidad, realmente. En este hemos cogido desde Domenico Modugno hasta Ricchi e Poveri, que son muy diversos dentro de la popularidad. Ese fue realmente el objetivo de 'Vía Dalma'.

Dentro de esa variedad, ¿en qué género te has sentido más cómodo?

Siempre me han encasillado como baladista, pero creo haber demostrado que me siento cómodo con temas más rítmicos o pop.

Tras dos las dos primeras partes, ¿cómo decidiste que 12 canciones entraban en la tercera?

Muchas canciones, con pena, quedaron fuera de los dos primeros y al salir esta nueva oportunidad, las recuperé. En este me permití incluir alguna más desconocida para el público español.

¿Alguna con especial predilección?

'Amores' es especial. Muchos temas hablan de amor y desamor; este habla de los diferentes tipos que hay. Cuando llegue el momento de tocarla el concierto tendré que concentrarme mucho para no romperme.

¿Le prestamos poca atención a lo clásico a día de hoy?

Creo firmemente que los clásicos deben ser siempre una fuente de inspiración. Hoy en día cuando hablas a la gente joven de grandes artistas clásicos tienden a desconocerlos. Siempre debemos prestar atención a aquellos que tuvieron un éxito previo.

¿Prestar atención a los clásicos hace que tu trabajo esté más dirigido a un público mayor?

Mi público natural ha crecido conmigo y no es adolescente, pero es curioso ver que cuando yo hago este homenaje la gente joven ha tenido la oportunidad de engancharse a mi a través de estos clásicos.

Como enfocaste este trabajo: ¿interpretación fiel o versión diferente?

Pienso que es tremendamente importante escuchar a un artista e identificarle al segundo. Cuando vas a cantar una canción como 'Volare', que ha tenido tantísimas versiones, tienes que diferenciarte con un arreglo propio. No he querido hacer una imitación; siempre he intentado llevarlo al sonido Dalma para que la gente me reconozca.

Hemos empezado a escuchar Vía Dalma III en directo. ¿Qué esperas de esta gira?

Vamos a recorrer toda España con ella; incluso viajaremos a Latinoamérica. En diciembre, a la vuelta, empezaremos también la gira del 30 aniversario, que será muy especial.

¿Habrá una puesta de escena especial?

Miramos a mi generación. Nacimos y jugamos en la calle, sin redes sociales, y éramos felices. Intentaremos recrear eso en los conciertos haciendo del recinto una vía por la que la gente transita: la Vía Dalma. La de aniversario también será especial. Debe tener otro sonido y otros lugares. Estamos metiendo en la coctelera todo lo que podemos hacer.

Terminamos haciendo un balance. ¿Cómo valoras la industria estos 30 años de trayecto?

La industria ha cambiado mucho. Las redes sociales han cambiado la forma de sentir la música. En mi caso creo que he sabido adaptarme bien a todos estos cambios.