Vanessa Zamora: "Ya no sueno tan ingenua"

La artista mexicana visita por segunda vez nuestro país. En la anterior ocasión, visitó festivales como BIME Live o Monkey Week. Hoy, compartirá escenario con Penny Necklace en la sala El Sol.

Javier Navarro 28 de septiembre de 2017

Ayer hablábamos con Penny Necklace. Hoy hablamos con Vanessa Zamora. Actuarán juntas en tan solo unas horas. La sala El Sol será testigo excepcional de un show peculiar y distinto.

Ambas apuestas son arriesgadas y atractivas. Vanessa, igual que Penny, también lo sabe. En tan solo un par de años ha evolucionado y crecido como artista, viendo su futuro libre y tolerante ante posibles sonidos que aparezcan en sus composiciones. No se pone barreras. Crea y crea con el único afán de sentirse bien consigo misma en cada momento.

Su último single dista mucho de lo anterior. Ha pasado de la canción de autor melódica al pop más psicodélico. "Quería hacer algo diferente con el sonido", nos cuenta al hablar de como empezó este cambio.

"Abrí Garage Band y a través de una base le metí muchos pianos y sintetizadores. Quería hacer algo muy psicodélico", afirma al explicarnos el porqué de un giro que "ha sido muy radical, pero también muy natural"

Con el paso de los años, Vanessa ha ganado personalidad. Ella misma dice que ya no suena tan ingenua. Ha dejado atrás la tristeza y se muestra más radiante.
"Ahora soy mucho más festiva", nos cuenta al realizar un pequeño ejercicio sinestésico como haría Penny. Relacionando sus temas con colores, confiesa que "el primer disco me parece más apagado, con tonos más sepia", mientras que el futuro se presenta más optimista.

Hblas mucho (2017) presenta el estilo que imperará en Tornaluna, su próximo disco. El single de adelanto sirve como perfecta presentación de un álbum de nueve temas que nos regalará una nueva versión de la artista mexicana. "Los seres humanos somos como la luna: brillamos y somos hermosos, pero tenemos distintas fases y vamos cambiando", comenta al hablar de su transformación y del título del disco.

Es sabido por todos que después de una fase lunar viene otra y que el proceso es cíclico. Esto implica que los cambios no cesan y que puede que el siguiente no sea igual que el anterior. Ante eso, Vanessa sigue mostrando una actitud aperturista.

"No quiero encontrar mi sonido", dice bien claro. "No me quiero cerrar puertas ni que la gente identifique mi sonido de una sola forma. Quiero ser un artista ecléctico".
El enunciado es claro. Nos hacemos una ligera idea de lo que podrá ser Tornaluna, pero no podemos imaginar lo que será la carrera de Vanessa a largo plazo. Es pura incógnita y eso, atrae.

Dice ser egoísta, pero en realidad es sincera. "No quiero caer bien. Quiero hacer música y si les gusta, genial", comenta. Su música tiene solo una finalidad; produce en torno a un solo estigma y lo dice sin pelos en la lengua.

"Lo que quiero es sentirme satisfecha".